Por Sandra Rodríguez
Cancún, Q. Roo.- Acusa el vicepresidente de la Canaco, Rafael Ortega, que las compras de pánico en tiendas y supermercados de Cancún se debe a la proliferación de mala información en redes sociales en este caso sobre fenómenos hidrometeorológicos.

La tarde del pasado lunes, tiendas de autoservicio, supermercados, tiendas de conveniencia e incluso las llamadas tienditas de la esquina se quedaron sin determinados productos: latas de atún, velas, pan, e incluso algunos perecederos.

Al parecer los consumidores temieron un desabasto mayor por la tormenta Franklin, a pesar de que reiteradamente las autoridades estatales y municipales difundieron por los canales oficiales sus pronósticos del tiempo que dejaban a Cancún fuera del rango de máximo riesgo.

Para Rafael Ortega, eso significa que si bien antes de la llegada del ciclón los comercios hicieron su pequeño agosto, para hoy no vendieron nada o muy poco porque la gente no salió de sus casas, significa igual que para mañana sus ventas seguirán siendo muy bajas porque los excedentes en el presupuesto familiar ya se fueron en latas de atún y el pan de caja.

En varios puntos de la ciudad tuvieron reportes de comercios cerrados y/o aislados por calles bloqueadas por las inundaciones. Un sitio común para el comercio organizado cuando caen tormentas torrenciales como las que han tenido lugar toda la mañana.

Compartir