Cancún, Q. Roo.- Carlos Gosselin Maurel, presidente de la Asociación de Hoteleros de Cancún y Puerto Morelos, aseveró que la inseguridad y violencia que se vive en Cancún alcanzó niveles alarmantes, por lo que es momento de aplicar esquemas de “tolerancia cero” como las que se implementaron en la ciudad de Nueva York y que lograron abatir altos índices de delincuencia.

Sostuvo que el primer paso debe ser la limpieza de la Policía Turística de Cancún, un “terrible foco de corrupción” que afecta al destino todos los días. “Es un desastre y por eso llegó el momento de aplicar el ojo por ojo a la delincuencia y a la corrupción”, afirmó.

Gosselin Maurel manifestó que la actividad turística en Cancún se encuentra en un momento muy delicado, con la temporada de “Spring Break” en marcha, así como la perspectiva de recibir hasta un millón de paseantes en las vacaciones de Semana Santa.

Aseveró que si bien el “Spring Break” es un mercado singular en que solamente cuatro grupos hoteleros prestan el servicio por ser un mercado difícil, con mucho sexo, alcohol y droga, requiere de una atención especial para los jóvenes, unas instalaciones muy preparadas para poderlos recibir.

Lamentó que a pesar de que se trata de un mercado que desde hace 29 años se atiende, las corporaciones policiacas municipales maltraten a los jóvenes, persiguiéndolos para extorsionarlos por caminar en la calle con aliento alcohólico, acusaciones que cada vez son más frecuentes.

Ante esto, exigió que el municipio tome acciones de manera inmediata, que intervenga, pero terminando con el problema de raíz, “porque cambian a los policías, pero llegan con vicios viejos”.

“Tenemos que cuidar a nuestro turista y ahorita son los spring breakers, viene el turismo nacional de Semana Santa. Estamos muy preocupados de la acción de la Policía Turística, el municipio debe tomar una acción inmediata”, puntualizó.