Por Juan Ojeda
Informativo Turquesa

Las sociedades cooperativas apícolas del municipio de José María Morelos se alistan para realizar un balance por las pérdidas que sufrieron durante la temporada que recién finalizó y que estiman extraoficialmente puede ir del 50 al 70 por ciento en el número de colmenas.

Nazario Cohuo Pech, dirigente de esa organización campesina, declaró que la apicultura sufrió el embate de la plaga Aethina tumida, un insecto también conocido como el pequeño escarabajo, que afectó su producción, a la vez que enfrentan una recalcitrante temporada por lo que urge hacer un balance para establecer el número real de colmenas que sobrevivieron.

“Hay que hacer un balance, porque hasta ahorita hubo mucha pérdida de colmenas, hay muchos apicultores que no pudieron combatir la plaga, hasta ahorita no saben cómo combatir esa clase de bicho”, expresó.

Indicó que la última cifra oficial en su organización era de cuatro mil colmenas pero extraoficialmente le han reportado pérdidas en los apiarios que van del 50 al 70 por ciento.

“Teníamos cerca de cuatro mil colmenas, los que contaban con 50 colmenas, apenas tienen 30 o 25, quiere decir que sí hubo una pérdida como 50 por ciento o casi 70 por ciento”, aseveró.

Declaró que es imperativo para los apicultores establecer una cifra real para a partir de ahí implementar las estrategias necesarias para trabajar en la recuperación de las colonias de insectos, lo cual anticipó, no será nada fácil.

Manuel Jesús Góngora Moen, otro campesino, este oriundo del poblado El Martirio, remachó la misma condición que atraviesan pero en la mayoría de los productores independientes, oscila el peligro en al menos 39 mil 600 colmenas distribuidas en el municipio, por lo que ellos están solicitando la llegada de 317 toneladas del endulzante para poder alimentar a sus abejas.

Te puede interesar:   Casos Duarte y Borge, entre sospecha y desilusión

FUNDACIÓN DA SU APOYO
En la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo, actualmente la Fundación Kellog, con un grupo de estudiantes, mantienen el trabajo de la miel melipona, sus apiarios por fortuna se han mantenido y no han sufrido problemas de migración, porque se cuenta con el alimento y la asesoría técnica y necesaria para la actividad.

Sobre el tema, el rector de la Universidad, Idelfonso Palemón Hernández Silva, abrió la posibilidad de que los productores reciban mayor asesoría técnica para fortalecer la actividad y mitigar el enorme problema que hoy en día padecen, pero aquí, se requiere del interés de los campesinos morelenses.

Las condiciones de los apicultores cada día van de mal en peor, la poca fluidez de apoyo a ellos, podría provocar que muchos abandonen la actividad, al ver como gasto o egreso el mantener las colmenas y no obtener ingresos con exitosas cosechas.

ENEMIGO DE LA MIEL
De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), el 22 de octubre de 2007, en la Coordinación Estatal del Programa Nacional para el Control de la Abeja Africana, delegación Coahuila, se recibió el primer reporte de la plaga Aethina tumida por parte de un apicultor de la localidad de San Carlos, municipio de Jiménez, Coahuila y ahora en la Zona Maya.

Para su combate, se colocan trampas o se fumigan las colmenas; aunque la junta de Sanidad Vegetal está procurando acabar con las plagas, En José María Morelos, por falta de personal, ha sido muy complicado erradicarlas al 100 por ciento.

Compartir