Por Kermith Zapata
Cozumel, Q. Roo.- Continúa en aumento la presencia de perros callejeros en diversas colonias de la isla de Cozumel, por lo que la ciudadanía espera que se reactiven las operaciones del Centro de Control Animal, pero que no se sacrifiquen a los animales capturados, tal como ocurrió en los primeras semanas del presente año cuando fueron muertos e incinerados de manera irregular y clandestina en los patios del Rastro Municipal por indicaciones del director de Salud Municipal, Carlos Aké, quien todavía se encuentra sujeto a investigación por parte de la Visitaduría Adjunta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo.
Juan Antonio López, vecino de la colonia Magisterial, comentó que en las calles de este importante centro habitacional cada día aumenta la presencia de los canes sin dueño, por lo a pesar de las múltiples llamadas al Centro de Control Animal, los empleados comentan que no cuentan con el permiso para operar la unidad de la Perrera Municipal, a pesar de la cuarentena establecida por la presencia de la enfermedad denominada “Moquillo”, concluyó en semanas anteriores.
Por lo tanto, la presencia de los perros ha generado problemas para los vecinos, quienes sacan sus bolsas de basura para su recolección durante las noches, pero los perros se encargan de rasgarlas para comer los desechos, pero la mayor parte queda regada en las calles, ya que los operadores de los camiones de la empresa concesionaria sólo agarran las bolsas para llevárselas y dejan las calles sucias.