Por Cecilia Solís

Cancún, Q. Roo.- Ante la amenaza de que los invasores puedan regresar a los predios del Fortín, la policía ministerial y la municipal continúan resguardando el terreno de la Región 237, donde la maquinaria pesada está derrumbando las casas de toda clase de material.

La apoderada legal y el propietario del lugar se encuentran a la expectativa y vigilando los trabajos. Personal que se encuentra en el sitio comenta que durante la noche y parte de la mañana ha llegado gente con intenciones de ocupar los terrenos, sin embargo, se topan con la presencia de las autoridades, quienes les indican que incurren en un delito y pueden ser detenidos y enviados a prisión.

Quienes están olvidado son las mascotas de las familias desalojadas, pues estas no las llevaron consigo al sacar sus pertenencias, por lo que los canes permanecen en el predio entre maquinaria pesada, intentando cuidar lo que un día fue su casa.

Se espera el arribo de ambientalistas para rescatar a los perros, y de no llegar, se buscará el apoyo de la perrera municipal.