Foto: Desde el Balcón

Por Luis Cortez

Tizimín, Yucatán.- La destitución del corrupto e inepto comisario municipal del Cuyo, Santos Maldonado Reyes, fue tan solo la punta del iceberg que dejó al descubierto la red de corrupción, la discriminación hacia las mujeres y el manto de impunidad que la innombrable autoridad brindaba a sus familiares, amigos y allegados en este puerto yucateco.

Maldonado Reyes pagó caro su indiferencia hacia los pobladores, a quienes lejos de brindarles seguridad, los tenía a merced de sus familiares delincuentes, quienes bajo la protección del comisario, hacían todo lo que se les venía en gana, hasta cometer violaciones, como lo ocurrido el sábado pasado, cuando un sujeto de aproximadamente 30 años de edad, conocido con el sobrenombre de “El Birulas”, pariente de Santos Maldonado, ingresó al domicilio de una menor de edad, quien en ese momento se encontraba con su hijo, y amenazándola con un cuchillo, intentó abusar sexualmente de ella.

La joven de 15 años, escapó de su agresor y solicitó el apoyo de sus familiares, quienes intentaron atrapar al presunto violador para presentarlo ante las autoridades pero éste se refugió en casa de sus parientes por lo que fue imposible su detención.

Fue ahí donde se armó la revuelta y como unos 10 familiares de “El Birulas” agredieron con palos y piedras a quienes buscaban al violador para presentarlo ante las autoridades del puerto.

En medio de la gresca, los afectados solicitaron el apoyo de la policía, pero grande fue su sorpresa al llegar la patrulla, los uniformados lejos de auxiliarlos los agredieron y protegieron a los familiares de Santos Maldonado.

La víctima, con hijo en brazo y tres de sus familiares se retiraron del lugar en busca de ayuda médica, pues uno de ellos resultó con una herida en la cabeza (trauma craneoencefálico). Acudieron al Centro de Salud, pero la doctora de nombre Aurora, se encontraba indispuesta, por lo que decidieron trasladarlo a Tizimín.

En el trayecto, fueron interceptados por una patrulla, los obligan a bajar de la unidad y los trasladan a un basurero que se localiza a unos dos kilómetros de El Cuyo, donde fueron intimidados para que se declararan culpables de agredir a los familiares de Santos Maldonado; al negarse, fueron golpeados por los policías y posteriormente traslado al Centro de Salud del puerto, donde fueron atendidos.

Te puede interesar:   Oficializan destitución del comisario de El Cuyo

Lamentablemente, la pesadilla no terminó ahí. Dos de los familiares de la joven que intentó violar “El Birulo” fueron encarcelados: uno en Tizimín y otro en Mérida, acusados de agresión y pandillerismo. En tanto, uno más, fue señalado por los mismos delitos, pero por la gravedad de sus heridas, se encuentra en libertad.

Esta situación enardeció a los pobladores, quienes sacaron el lunes pasado de la Comisaría al corrupto Santos Maldonado. Para que las cosas no pasaran a mayores, fue necesaria la intervención de las autoridades de Tizimín, para calmar los ánimos y recobrar la calma en el puerto.

En tanto, a reserva de que se convoque lo más pronto posible a nuevas elecciones, la Comisaría Municipal del Cuyo quedó a cargo de otro indeseable, Reyes Lares, quien fuera secretario en el comité de Maldonado Reyes.

Finalmente, los pobladores lograron su cometido y dejaron en claro que no permitirán que las autoridades solapen a delincuentes y solo lleguen al poder para enriquecerse y beneficiar a sus amigos y allegados, como lo hizo el innombrable Santos Maldonado Reyes.

Por lo pronto, el presunto violador se encuentra detenido en la Comisaría Municipal pero a punto de recuperar su libertad, pues a la menor agredida las autoridades locales, quienes le siguen siendo leal al excomisario Santos Maldonado, se negaron a levantar su denuncia por intento de violación.

Como respuesta, la joven recibió por parte de las autoridades municipales, quienes se suponen deben guardar el orden y garantizar la integridad de la ciudadanía, lo siguiente:
‘1.- Eres menor de edad;
‘2.- No están tus papás aquí, y
‘3.- Eres una desdichada chiapaneca, lárgate de aquí’, narró la víctima al periódico digital Informativo Turquesa.