Por Sandra Rodríguez
Cancún, Q. Roo.- El sector restaurantero sigue padeciendo los embates del crimen organizado y los embates de la situación económicamente adversa, sin mencionar los propios errores.
El presidente de la Canirac, Juan Pablo Aguirre, dijo no llevar la cuenta de cuántos restaurantes han cerrado en el año ni por qué causas, pero de memoria lamentó el reciente cierre de “Espacio 42”.
El empresario ve una línea muy delgada que separa los cierres por crisis de los cierres por intimidaciones de terceros.
“Si bien es cierto que hay externalidades que atentan contra la prosperidad del ciudadano también es un hecho que hay restauranteros que señalan al crimen organizado como responsable de sus cierres cuando en realidad son sus malos manejos los que los llevan a la quiebra”, comentó.
En todo caso el líder de sector recomendó a todo el gremio a tener cuidado, estar alertas, capacitarse para prevenir el crimen organizado y no propagar falsedades para evitar dañar a la industria injustificadamente.