Madrid, ES.- Taylor Swift ha vuelto a comprobar que ser una diva de la canción tiene sus partes negativas, el pasado 6 de marzo fue detenido uno de sus fans, quien durante los últimos meses seguía los pasos de la cantante y merodeó numerosas veces junto al edificio en el que la estrella vive en Nueva York.

Mohammed Jaffar, de 29 años, tenía la esperanza de poder encontrarse cara a cara con ella, hasta que se llegó a colar en el inmueble.

La cantante, de 27 años, cuenta con un significativo equipo de guardaespaldas y vivía tranquila en su fortaleza neoyorquina, donde no hay día que no la espere un fotógrafo en la puerta. Según el diario New York Post y el portal TMZ, el ahora detenido fue detectado por los servicios de seguridad tanto en el vestíbulo como en el tejado.

El edificio donde habita la cantante cuando se encuentra en Manhattan, en el barrio Tribeca, es uno de los más vigilados y privilegiados de la ciudad, porque también residen otras estrellas del celuloide, como el actor Orlando Bloom o el director Steven Soderbergh.

Según fuentes cercanas a la publicación, desde el pasado mes de diciembre el seguidor apareció en varias ocasiones en el tejado del inmueble (una vez llegó a estar ahí hasta cuatro horas) de la intérprete de Shake It Off y llegó a tocar el timbre de la puerta del apartamento de lujo de más de 20 millones de dólares de manera incesante a lo largo de una hora. Jaffar fue arrestado bajo los cargos de acoso y robo por sustraer un bono de 20 dólares que no le pertenecía, y se le ha puesto una fianza de 20 mil dólares. Según la queja criminal interpuesta contra él, por la que ya se le ha interpuesto una orden de alejamiento, la última vez que intentó ver a Taylor Swift fue el pasado 15 de febrero. Además, en un periodo de 15 días llegó a llamar hasta 59 ocasiones a la agencia de representación de la cantante demandando ser puesto en contacto con ella.

No es la primera vez que la obsesión de un fan por la cantante le lleva a la cárcel. El pasado mes de noviembre, Frank Andrew Hoover, de 39 años, fue arrestado después de que rompiera la orden de alejamiento que le impide acercarse a Swift a menos de 152 metros.

La artista no es la única estrella que ha tenido este tipo de problemas con uno de sus seguidores. El pasado mes de octubre, la modelo Kendall Jenner testificó en un juzgado de Los Ángeles contra un acosador que la llegó a esperar a la entrada de su garaje y golpeó los cristales de su puerta. “Nunca he estado tan asustada en mi vida”, dijo entonces.

En 2014, la policía de Los Ángeles recibió una llamada de Sandra Bullock, la actriz estaba encerrada en el armario de su casa después de que un desconocido irrumpiera ilegalmente en su casa con una carta de amor. En 2010, la también intérprete Jennifer Aniston conseguía una orden de alejamiento por tres años de un seguidor que siempre la esperaba a las puertas de su casa.