Por Juan Pérez

Valladolid, Yucatán.- A dos meses que se levantaron de brazos caídos los 35 trabajadores sindicalizados del sistema de agua potable y alcantarillado de Valladolid, exigen al actual Ayuntamiento, se les aclare en dónde quedaron los dos millones trescientos mil pesos que se les ha descontado de su salario para continuar gozando de prestaciones ante el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (ISSTEY).
Faustino Fernández Kinil, lecturista, señala que en consecuencia no goza del beneficio de seguro social. A este trabajador se le descuentan de su sueldo $344 quincenal. De modo que los trabajadores demandaron a quien resulte responsable ante conciliación del estado.
En respuesta el Ayuntamiento contrademandó a los empleados por no incorporarse a sus labores. Faustino Fernández dice que el Ayuntamiento no quiere dialogar, se cierra, y es una manera de querer “intimidarlos”. E indicó que las autoridades municipales suspendieron su quincena desde hace un mes y la mayoría de sus compañeros pasan apuros para mantener a sus familias, debido a que no tienen otros ingresos. Sin embargo aclara que él es taxista y es una manera de ayudarse en su economía.