Por Pepe Sedano
Informativo Turquesa

En ningún lugar del mundo el carnaval tiene tanto significado y se vive tan apasionadamente como en Brasil. A pesar de su inspiración católica, sus orígenes europeos se remontan a una clase de fiesta que se llamaba “estrudo”, que se caracteriza por el juego de tirarse agua de una persona a otra, para purificar el cuerpo. Un poco más tarde, los “cordoes”, personas que caminaban por las calles tocando música y bailando, fueron introducidos en Río de Janeiro; estos fueron los antecesores de las modernas escuelas de samba.
Aunque en cada rincón de Brasil en estos días hay una fiesta, la celebración principal se lleva a cabo en Río de Janeiro, donde las escuelas de samba ocupan barrios enteros. Algunas de las más conocidas son Mangeira, Portela, Salgueiro, Beija Flor, Imperatriz, Imperio Serrano, Mocidade Independente o Unidos da Tijuca.
Según la gobernación de Río, la tasa de ocupación en los hoteles en estos días llega al 100 por ciento, sin contar el brutal aumento en los precios del hospedaje. Al final de cuentas, cualquier esfuerzo valdrá la pena, pues el carnaval de Río de Janeiro es y seguirá siendo conocido como la fiesta más grande de la tierra.

EL SAMBÓDROMO
El gran momento de la fiesta tiene lugar en el Sambódromo, una avenida cercada de graderías especialmente diseñada para el evento, que recibe en los dos días principales de la fiesta (este año el domingo 26 y el lunes 27 de febrero) a los 12 clubes de élite que lucharán por el título de campeón del carnaval carioca. Aquí, exuberantes mujeres con minúsculos atuendos, y experimentados bailarines envueltos en trajes de fantasía tratarán de llamar la atención de los jueces para ganar más puntos.

NUMERALIA
4,500 participantes tiene en promedio cada escuela de samba en Brasil
950 mdd en ingresos genera la fiesta para las arcas del gobierno brasileño
920 mil turistas se espera arriben este fin de semana para disfrutar del carnaval

… y los mexicanos nos pintamos solos

Por Pepe Sedano
Informativo Turquesa

Con la llegada de febrero, los sonidos, la alegría, el colorido y la tradición de los carnavales regresan a nuestro país, que desde antaño se ha caracterizado por hacer de estos eventos de los más vistosos y concurridos del mundo.
Antes de que nacieran los carnavales, en los albores de la civilización, los pueblos antiguos ya usaban las máscaras, los atuendos y el concepto de alegría y festividad en los diferentes períodos del año, por lo que esta costumbre puede ser considerada el origen de la fiesta.
Desde Mazatlán hasta Veracruz, pasando por Tlaxcala, Campeche y Cozumel, en todos estos eventos predominan las raíces étnicas de nuestro país. Una de las características de los carnavales mexicanos es el sincretismo cultural, producto de la fusión de la cultura española con la de los diversos pueblos prehispánicos, lo que le da un toque peculiar a cada una de estas manifestaciones.

MAZATLÁN: A ritmo de banda
Según la revista Forbes, el Carnaval de Mazatlán es el tercero más importante del mundo. Este se distingue porque ahí la diversión se ofrece al ritmo de banda, la música de la tambora regional que de Sinaloa ha trascendido al mundo, a través de lo que hoy se llama “la onda grupera”. Los del Carnaval son días de asueto; sus noches son de juerga desde el ocaso hasta el amanecer. La fiesta transforma las calles en marea de cuerpos que caminan, se estacionan o bailan bajo la influencia de variados géneros musicales.

CAMPECHE: El más antiguo de México
Se dice que el primer carnaval en Campeche se efectuó en 1582. En el siglo pasado, a la señorita elegida para representar la belleza se le llamaba Lucero o Estrella del Carnaval, título sufrió otro cambio, pues antes de Reina, fue Flor del Carnaval, más o menos por 1930. Las comparsas típicas son la herencia que llega hasta nuestros días de añejos carnavales basados en el folclore que les caracteriza, influenciada por la cultura negra, como las Jicaritas, el Gallo, los Papagayos y la Guaranducha Campechana.

VERACRUZ: El más alegre del mundo
Esta fiesta se ha realizado desde hace 90 años. Durante los nueve días anteriores al Miércoles de Ceniza se realizan desfiles llenos de color que inundan sus calles con un ambiente musical y festivo; el primer evento del carnaval es la quema del “Mal Humor”, y en el noveno día se realiza el entierro de Juan Carnaval. Durante los festejos se organizan grandes bailes y fiestas de máscaras, y se interpreta el danzón tradicional del folclore de Veracruz. Su música a partir de arpas, marimbas y guitarras inunda toda la festividad, siendo esta la más popular del lugar.