Por Géner Corona
Informativo Turquesa

Salvo la de 1989, ninguna otra temporada de incendios forestales había ocasionado tanta preocupación como la que actualmente vive Quintana Roo, a grado tal que la propia Comisión Nacional Forestal (Conafor) anticipa que podría resultar catastrófica.
No es para menos, este año las conflagraciones iniciaron con dos meses de anticipación, ya han sido sofocados 20 incendios y se han siniestrado mil 400 hectáreas, cifra que representa el 50 por ciento de la superficie total afectada en 2016.
“Con más de mil 400 hectáreas siniestradas, esto comparado con el año pasado, donde no llevábamos ninguna. Tenemos incendios activos que estamos atendiendo con muchísimo personal: más de 200 elementos entre Conafor, brigadas comunitarias y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, así como un helicóptero y maquinaria, porque las condiciones son adversas, el viento está muy fuerte”, declaró Rafael León Negrete, gerente de la Comisión Nacional Forestal en Quintana Roo.
Las condiciones climatológicas, falta de conciencia de cazadores y la carencia de un calendario de quemas agrícolas, así como nula vigilancia y aplicación de medidas preventivas, son las principales causas de incendios en Quintana Roo.
“Ojala que las condiciones mejoren para poder controlar los incendios pero sí se prevé una temporada difícil. Actualmente, tenemos conflagraciones activas en Sergio Butrón Casas, Altos de Sevilla, Mahahual y otro entre Lázaro Cárdenas e Isla Mujeres en la parte continental, cerca de la reserva de la Biosfera de Yum Balam, donde esperemos no llegue”, refirió León Negrete.
Y es tan crítica la situación que prestadores de servicios turísticos de Mahahual temen que los incendios, que prevalecen en la Costa Maya, limite la presencia de visitantes en la presente temporada vacacional, aunque el alcalde de Othón P. Blanco, Luis Torres Llanes, aseguró que pretenden habilitar una estación de bomberos para disminuir riesgos.
“Todo el riesgo en la misma comunidad de Mahahual, es una comunidad importante, que recibe una gran cantidad de turistas en determinadas temporadas del año, pero que ya de manera permanente va tener su propia estación equipada de bomberos”, afirmó el edil capitalino.
Sin embargo, el presidente municipal reconoce por igual que la temporada de incendios será muy complicada.
“Estamos no solo preocupados, ocupados precisamente porque estamos en la mera temporada de sequía, de falta de lluvia, aunado a las altas temperaturas, nos genera zonas donde se producen incendios forestales y en su caso descuido en las quemas agrícolas o cazadores que pueda generar una conflagración de este tipo”, reiteró.
De los 20 incendios sofocados este año, se especula que ocho fueron ocasionados por cazadores y 12 por quemas agropecuarias.
Actualmente, en la entidad se encuentran cuatro incendios forestales activos y la superficie en riesgo es de más de un millón de hectáreas.