Por Kermith Zapata

Cozumel, Q.Roo-A un año del robo de 400 metros cúbicos de arena de una duna ubicada en la playa Punta Morena, en la zona oriental de la isla, las denuncias presentadas por el Ayuntamiento de Cozumel ante la Procuraduría General de la República (PGR) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) prácticamente se encuentran archivadas, a pesar de que se aportaron pruebas fotográficas que fue llevada a un complejo habitacional y un hotel de la isla, cuyos propietarios no han sido sancionados por este delito de carácter federal.

Ante esta situación, la ecologista Guadalupe Álvarez Chulim, señaló que solicitará a la Profepa un informe sobre el avance de las investigaciones, ya que los inspectores de la dependencia sólo acudieron en una ocasión al sitio del robo y colocaron unas pequeñas tablas con sellos de clausura, las cuales desaparecieron con el tiempo, pero nunca verificaron los lugares donde se almacenó la arena antes de colocarla en las playas que se encontraban deterioradas por el oleaje, por lo tanto, insistirá en que el delito no quede impune.

Álvarez Chulim recordó que en este robo de arena hubo contubernio entre autoridades municipales, policías que se encargan de vigilar la zona oriental de la isla, empresarios y volqueteros, ya que durante la noche no está permitido el paso de vehículos a esas áreas por indicaciones federales y el delito se llevó a cabo durante la madrugada, en donde participaron alrededor de 40 unidades de volteo que supuestamente nunca fueron detectados por los encargados de los retenes.