Por Abraham Cohuó
Informativo Turquesa

La mortandad de varias especies en la bahía de Chetumal registradas durante el primer semestre del año entre las que se encuentran un delfín, una mantarraya y un tiburón pequeño, no es un indicador de contaminación grave o que se esté registrando algún fenómeno anormal en ese cuerpo acuífero, informó la maestra Janet Adriana Padilla Saldívar, técnica académica del Departamento de Sistemática y Ecología Acuática del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur).

Tan solo en el mes de mayo del año en curso, las autoridades documentaron la muerte de un tiburón, una mantarraya y un delfín, lo que a los ojos de la sociedad es una consecuencia de la contaminación que enfrenta la bahía de Chetumal.

En 2001, la bahía de Chetumal fue decretada como Santuario del Manatí, lo cual conllevó una serie de acciones para preservar la especie pero también la flora y fauna del mismo.

El último muestreo realizado por Ecosur, en el periodo de 2003 al 2008, reveló que la especie se encuentra sana, en reproducción y solo se detectó un caso de un manatí en desnutrición.

Padilla Saldívar explicó que los casos recientes de mortandad de especies se encuentran dentro de los parámetros normales, pues circunstancialmente se registraron en un mismo mes, lo cual no indica que su muerte esté relacionada a un mismo factor.

Dijo que se tiene el registro de la muerte de un manatí, un delfín y un tiburón pequeño pero, adicionalmente, se pudo averiguar que también se encontró muerta una mantarraya.

Sin embargo, en ninguno de estos casos se pudo conocer la causa de la muerte, por factores como la temperatura extrema de la región que pudrieron los cadáveres antes de que pudieran ser analizados por algún veterinario.

Te puede interesar:   Es la hora de las izquierdas: Noroña

Recordó que en años anteriores, solo en uno de los casos registrados se pudo establecer que un manatí murió a causa de neumonía, pero después de ese caso, no ha existido otro en el que se pueda determinar la causa del deceso.

Señaló que factores como la reproducción de especies, específicamente del manatí, son indicadores de que la bahía se encuentra en buen estado, aunque reconoció que existen diversos puntos a los que se le deben tomar atención para evitar la contaminación del cuerpo acuífero.

“Aún tenemos descargas de drenaje en la bahía, descargas de pesticidas en el Río Hondo, que son factores que podrían provocar un deterioro, por eso es importante que se realicen acciones”, aclaró.

Invitó a la sociedad a tomar acciones en pro del medioambiente, la principal no arrojar desechos a la bahía, pues no solo contribuyen a contaminarla, sino a provocar que los peces puedan morir derivado de la ingesta de la misma.

BAHÍA BINACIONAL
La bahía de Chetumal está situada entre las coordenadas 18° 33′ N y 88° 08′ O y políticamente se encuentra dividida entre México y Belice, cuya frontera discurre por la mitad de sus aguas; tiene una profundidad muy baja, por lo que no tiene puertos de alto calado y en ella se encuentra una única isla, Tamalcab. Está separada del Mar Caribe por una gran saliente continental de la península en México y por el cayo Ambergris en Belice.