Por Aída Castañeda
Informativo Turquesa

En mayo pasado, durante uno de los cierres de campaña de la excandidata Delfina Gómez a la gubernatura del Estado de México, Andrés Manuel López Obrador coincidió en el mitin con Gerardo Fernández Noroña; allí, dijo que el Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) no reparte cargos ni va a dar espacio a nadie que se acerque o patentice su intención de sumarse en espera de lograr un cargo.

El evento, por cierto, se convirtió en un “aplausómetro” entre ambos aspirantes a la candidatura por la Presidencia de la República: el tabasqueño por Morena y el exdiputado federal por la vía independiente.

Dijo Obrador: “Sin condiciones, que vengan a apoyar el movimiento. No es que digan ‘qué nos va a tocar a nosotros’. Por eso es que se están uniendo muchos dirigentes y no es porque se van a apuntar en la lista de que van a ser candidatos a diputado o senador; no, aquí no se reparten así. Es primero el apoyo al pueblo, la transformación de México, por eso les agradezco mucho que estén aquí apoyando a la maestra Delfina”.

En entrevista con el periódico digital Informativo Turquesa, Gerardo Fernández Noroña dijo que el país no debe perder la memoria y se debe escuchar lo que es la fuerza del pueblo: Mexicanos por orgullo. Es la hora de las izquierdas, subraya.

Hay muchas condiciones diferentes para 2018. ¿Qué puede ocurrir en esta elección?
Yo creo que va a pesar mucho la decisión de la gente por quién votar a la Presidencia del país y en Quintana Roo, de hecho ganó un candidato por la coalición PAN-PRD. Hubo un posicionamiento fuerte en un estado que era coto del PRI.

Es el tiempo de las izquierdas, el 2018, se dice…
Se pueden ganar la mayoría de posiciones, pero ese no es el problema. El problema es que a nivel Presidencia de la República no se respeta el voto y ahí está la dificultad. Me parece que ese es el problema principal a resolver antes de la elección.

¿Hay chance para el PRI, dado que sigue siendo Gobierno Federal?
En Quintana Roo ¡va a ser ampliamente derrotado! En el país, reitero, el problema es que reconozca el resultado. Aquí estamos hablando de los problemas, yo creo que no tienen ningún empacho en reconocer su derrota en Quintana Roo. El problema es que reconozca su derrota en la Presidencia de la República frente a la izquierda.

¿Cuál sería el papel del PAN y PRD aquí?
Pues ellos ya lo han dejado ver. El PAN incluso ha anunciado un frente común que tiene como objetivo no derrotar al PRI sino sacar ventaja.

Morena está creciendo. ¿Viene un empujón mayor?
Me parece una decisión más bien sectaria de quienes están preocupados de que se abra Morena. Movimiento Regeneración Nacional se debe abrir y se debe abrir a todos los sectores de la población y articular una fuerza mayoritaria. No puedes ser mayoría si no te abres, si no sumas, si no articulas, ese es un planteamiento que no tiene fondo.

Hay un pronunciamiento de alianza, con el PT por ejemplo. ¿Es ayuda para la izquierda?
Bueno: el Partido del Trabajo tiene mala reputación en Quintana Roo y recibe muchas críticas de la gente, pero se ha acordado tanto en el Congreso nacional de Morena como del PT apoyar a Obrador, así que esa coalición va.

¿Usted apoya a Morena?
Yo estoy construyendo una candidatura independiente. Todo mundo habla de 2018 como si no hubiese una rebelión muy fuerte en nuestro pueblo. El nivel de inconformidad social es gravísimo y yo me río cuando dicen que Peña tiene el ocho por ciento de aprobación; no, no, tiene 92 por ciento de repudio. Me asumo como político y me enorgullezco de mi tarea al servicio de la gente. En paralelo planteo el tema político-electoral.

Si su candidatura no se logra, ¿irá con Morena? ¿Dará su apoyo a algunos candidatos?
En el país debe surgir un congreso constituyente que sea una asamblea del pueblo, sin partidos, pero sin el discurso antipolitizador de que todos los partidos son iguales. Yo no lo comparto, pero con la idea de que haya una representación legítima del pueblo que rescate la Constitución de 1917. Esa es mi propuesta central.

UN NUEVO CAMINO ECONÓMICO
¿Cuál es el problema más grave de México?
¡El modelo económico. Hay que cambiar el modelo económico! En Argentina, Brasil, Venezuela con gobiernos de verdad comprometidos con sus pueblos lo que han hecho es tratar de mejorar las condiciones de vida de la gente, pero no cambiando el sistema, han dejado el sistema intocado y los han acabado madreando. Han acabado en un retroceso bárbaro con gobernantes de derecha que otra vez se vuelven a instaurar regímenes neoliberales y los atacan igual. Hagamos otro sistema económico.

¿Puede México existir con un sistema económico diferente en un mundo capitalista?
La esclavitud siguió existiendo en un sistema capitalista, así que es un planteamiento falaz decir que hay que esperar a que cambie todo el mundo para cambiar uno. Y como país más.

Te puede interesar:   Ludopatía, cara apuesta de yucatecos

Puedes construir una alternativa diferente desde México, que no es un país menor, es la decimotercera economía del mundo, hoy mal manejada. Bien manejado México sería de los cinco primeros, sería una potencia. Que nuestro pueblo tenga, como decía Ricardo Flores Magón, derecho a vivir y a ser feliz.

Tenemos que hacer un sistema económico donde lo importante no sea la concentración de la riqueza. Eso ya se logró aquí, 16 mexicanos concentran 143 mil millones de dólares, ¿y eso de que le ha servido al pueblo? Al contrario. La gente está cada vez peor. Cada vez más miserable: niños pidiendo limosna, niñas trabajando, mujeres prostituyéndose, adultos mayores que han trabajado toda su vida y no tienen una pensión. No solo es injusto, es una aberración, son chingaderas.

Este sistema es aberrante y se tiene que cambiar. Es un sistema además reventado. No hay países de primer mundo, vas a Estados Unidos o a Europa y se están cayendo a pedazos. Hay que construir un nuevo camino económico.

¿Qué sistema sería el viable para nuestro país?
Pues no existe. Hay que construirlo. Hay que ponerle nombre. Hablamos de socialismo, comunismo, anarquismo, se pervierte porque te dicen: “No, eso ya fracasó, no funciona”. Bueno de lo que estamos hablando es de una sociedad donde el ser humano esté en el centro del desarrollo, en armonía con la vida y con el planeta. De eso estamos hablando.

SU RELACIÓN CON ANDRÉS MANUEL
Usted, ¿es o no amigo de Obrador?
No declinaría por AMLO, pero si veo que estoy dividiendo (a la izquierda) o que no voy a ganar ni contribuir, simplemente me repliego. No tengo interés en colaborar en un gobierno que encabezara López Obrador.

¿Qué haría si fuese usted el presidente?
Pedir respeto a la independencia y soberanía mexicana. ¿Quieres un muro? Ponemos el de 1830. No estaba bromeando, regresen el territorio que nos robaron. Que no pase la gente, que no pase nuestro petróleo ni nuestros minerales. Que no pase la energía eléctrica. El agua.

Todas las mercaderías y materias primas que de aquí se llevan y los miles de millones de dólares que nos han saqueado. Para que entiendan que no solo no somos beneficiarios de este sistema, sino víctimas.

Tú puedes mantener una posición digna, aunque te puedan avasallar. Juárez es el ejemplo más claro. Invadieron el país, desconocieron su gobierno, gobernaron dos años y medio, y nunca los reconoció. Logró hacer lo que parecía imposible: restaurar la República.

De nuevo le pregunto: si su proyecto no avanza, ¿se sumaría a Morena?
No en su gobierno, porque yo no estoy buscando un cargo, lo que yo estoy buscando es la transformación del país. Por ejemplo, si Obrador sigue en su posición y sigue creciendo, yo no sería de declinar por él, pero si veo que estoy dividiendo o que no voy a ganar ni a contribuir, simplemente me repliego. Yo no tengo interés en colaborar en un gobierno que encabezara López Obrador.

¿Siente con posibilidad de llegar a Los Pinos?
Todo mundo se pitorreaba de mi candidatura, y ahorita soy el independiente número uno en las encuestas. Me decían que no le llegaba ni a los tobillos a Obrador, y ahorita yo creo que ya le llego a la rodilla (risas). Está muy incierto todo. Yo creo que hay condiciones reales para que yo sea presidente de México, que quizás hace seis o doce años eran impensables.

CUESTIÓN DE DIGNIDAD
¿Existe un camino para echar abajo los gasolinazos?
Eso no va a suceder, lo que tenemos que hacer es correr a Peña Nieto. La gente tiene que alzar la mira. Tenemos que correrlo y para correrlo la gente tiene que hacer lo que se ha estado haciendo: rebelarse, no pagar impuestos, lograr un paro nacional. No debemos renunciar a nuestra condición de hombres y mujeres libres bajo ninguna circunstancia. Por más temor que nos dé. Nuestra dignidad no tiene precio.

La inseguridad en el país, ¿qué se puede hacer?
Vea, ese tema, de verdad, sin simplonerías: si tú generas empleo bien remunerado; si tú generas actividad económica y acceso a educación; si mejoras las condiciones de vida de la gente, muy pocos van a querer meterse en la delincuencia.

El crimen organizado, por ejemplo, se vuelve atractivo para alguna gente. Mucho dinero, poder…
No, cómo va a ser atractivo. La posibilidad de que salgas con vida es muy menor y que seas un gran capo aún menos. Ese es un mundo brutal. Cuántos ves ahí vendiendo droga que acaban tirados en una esquina. O en la cárcel, si mucha suerte tienen. A la gente lo que le gusta es la tranquilidad. Siempre habrá quien quiera transgredir, pero será una minoría.

El presidente Peña dijo que ya se está acabando el petróleo.
¡No tiene vergüenza! Si ya se acabó, entonces para qué se lo dio a las empresas extranjeras. Lo regaló, ni siquiera lo vendió. ¿Para qué vienen las empresas extranjeras si ya se acabó? ¿Nos van a inyectar petróleo en el subsuelo, porque son muy buenos?

Compartir