CDMX.- México ha pedido el apoyo de España si decide denunciar a la administración Trump ante los organismos internacionales por violar los derechos humanos de los mexicanos que viven en Estados Unidos, amenazados de expulsiones masivas por residir ilegalmente en el país, reveló el canciller Luis Videgaray, en rueda de prensa conjunta con su homólogo español, Alfonso Dastis, con la que este ha concluido su primer viaje a América Latina.

Según ha explicado Videgaray, México ya ha alertado al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), sobre las “muy preocupantes” amenazas a los derechos fundamentales, incluido el de la unificación familiar, de los mexicanos en Estados Unidos.

“En caso de escalar [la denuncia] a instancias internacionales, habremos de necesitar el apoyo de los países amigos, y de todos los que comparten nuestra visión”, ha dicho Videgaray.

Esta ha sido la única petición concreta que el Gobierno mexicano ha hecho al español en su contencioso con la nueva administración estadounidense. Dastis no se ha pronunciado expresamente, pero ha dicho que España está dispuesta a apoyar a México “en la medida y forma en que nos lo pida” pues considera que México “tiene razón en su posición” al exigir ser “tratado con el respeto y la dignidad que se merece” y que “los mexicanos que viven en Estados Unidos sean tratados con apego a las normas y tratados internacionales”.

Justificó que el Gobierno español haya mantenido un tono bajo en sus pronunciamientos sobre el contencioso de México con su vecino: “Si hubiera que ser más contundente en el tema de la migración, sin duda lo seríamos”.

Respecto a la eventual participación de firmas mexicanas en la construcción del muro que Trump quiere levantar en la frontera entre los dos países, Videgaray ha dicho que su país respeta la libertad económica pero ha llamado a las empresas que solo ven en esta obra una oportunidad de negocio, a realizar un “examen de conciencia” y a tener en cuenta que se trata de un “acto profundamente inamistoso”, por lo que “deben escuchar a la mayoría de los mexicanos” para saber qué es lo correcto.

El canciller ha reconocido, no obstante, que levantar el muro es una decisión soberana de EUA, frente a la que su país no puede hacer nada ya que cada estado puede decidir cómo defiende sus fronteras, salvo que su construcción llegase a transgredir tratados internacionales en materia de límites fronterizos o legislación medioambiental, en cuyo caso “México interpondría de manera categórica e inmediata acciones jurídicas”.

Dastis ha respondido que no le consta que empresas españolas participen en la construcción del muro, pero ha advertido que, si así fuera, “examinaríamos la situación, porque ya hemos puesto en relieve que no nos parece la mejor manera de gestionar las fronteras la construcción de muros o el uso de retóricas que en nada contribuyen a la buena relación entre países vecinos”.

El canciller mexicano ha reiterado que su país está dispuesto a renegociar el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), como ha exigido Washington, pero ha advertido que su línea roja “como nación soberana” es que México no aceptará “medidas unilaterales en beneficio de una de las partes”. Aunque ha admitido que la República Mexicana mantiene “diferencias públicas notorias” con EUA, ha expresado su confianza en que finalmente se llegue a un “buen resultado” para ambas naciones.

Por su lado, Dastis ha dicho que no le cabe “ninguna duda de que el respeto al Estado de Derecho y el cumplimiento de la ley formará parte” de la Declaración de Roma, y que los 27 socios que seguirán en la Unión Europea tras la salida del Reino Unido aprobarán el próximo día 25 en la capital italiana. Esta referencia, que el Gobierno español ha pedido incluir en la declaración para descalificar implícitamente la pretensión de la Generalitat de declarar la independencia de Cataluña saltándose las leyes y la Constitución, se justifica, según Dastis, por la necesidad de “reafirmar los valores y principios en los que asienta Europa” al conmemorar el 60 aniversario del tratado que dio origen a la Comunidad Económica Europea (CEE).