L.A., California.- Otra leyenda del cine ha partido, luego de que Martin Landau falleciera este domingo 16 de julio a los 89 años de edad, tras sufrir complicaciones durante su reciente hospitalización en Los Ángeles.

El actor comenzó su carrera en los 50, con modestas apariciones televisivas en series como The Goldbergs, Omnibus y Armstrong City Theater, entre muchas otras. Su debut cinematográfico llegó en 1959 con Pork Chop Hill de Lewis Milestone y North by Northwest de Alfred Hitchcock, que marcaron el gran parteaguas en su trayectoria.

A partir de entonces, Landau participó brevemente en títulos televisivos más reconocidos como Los intocables, La dimensión desconocida, Alfred Hitchcock presenta o El agente de CIPOL, pero su gran oportunidad llegó en 1966 con su interpretación de Rollin Hand en Misión: Imposible.

Su carrera cinematográfica fue más complicada, pues aunque poco tiempo después participó en cintas como Cleopatra y La más grande historia jamás contada, batalló por encontrar oportunidades que le permitieran lucir su verdadero talento. Todo cambió en 1988 con Tucker: The Man and His Dream de Francis Ford Coppola, que le valiera su primera nominación al Oscar por Mejor actor de reparto.

Aunque perdió ante Kevin Kline por A Fish Called Wanda, Landau recibió una segunda oportunidad al año siguiente por Crimes and Misdemeanors de Woody Allen. Lamentablemente tampoco pudo hacerse con la estatuilla en aquella ocasión.

Su paso definitivo a la historia llegó en 1994, tras ganar el Premio de la Academia a Mejor actor de reparto por una impresionante interpretación de Bela Lugosi en la cinta Ed Wood de Tim Burton.

Más recientemente lo disfrutamos en películas como El Majestic y Ember: la ciudad perdida, sin olvidar su buen trabajo de voz en Nueve y Frankenweenie. Próximamente lo veremos en Nate & Al y Without Ward, contempladas para este año y que actualmente se encuentran en postproducción.

Descanse en paz.