Por Aída Castañeda
Informativo Turquesa

En una reconfiguración del sistema de partidos y en busca de fidelidad entre la militancia y con miras al análisis de electores, la decisión y motivación del voto luego de los resultados electorales del 5 de junio de 2016, los partidos políticos en Quintana Roo iniciaron este mes las asambleas deliberativas, reuniones y encuentros colectivos rumbo al 2018.

En éstas, algunos le están apostando al reciclaje de candidatos; otros, a la súplica de postulantes; unos más a la presión de elegir abanderados por la supervivencia político-electoral, sin soslayar el encubrimiento a algunos personajes que por los escenarios políticos que se viven no son protagonistas de un momento que, en el pasado, era muy bien aprovechado para encaminar sus aspiraciones políticas.
Así lo demuestran los eventos realizados por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN); Verde Ecologista de México (PVEM), e incluso, el “desaparecido” Partido del Trabajo (PT) en Quintana Roo.
Sin duda, entre militantes quedó claro que no solo pesa una buena porra para los eventos partidistas, sino el conocimiento de que los gobiernos emanados de sus partidos estén cumpliendo los compromisos con la población entregando resultados a la gente.

ASAMBLEAS UTÓPICAS DEL PRI
Raymundo King de la Rosa, cuestionado dirigente estatal del PRI que ahora desconoce a Roberto Borge Angulo, su eterno benefactor hoy en desgracia tras su desprestigio político y consecuente rechazo del tricolor nacional, orquestó en el estado la agenda de asambleas municipales, actos que calificó como un ejercicio democrático y participativo rumbo a la Asamblea Nacional Ordinaria de este organismo político, el cónclave donde se discuten, e incluso, “palomean” algunos prospectos y se definen o impulsan las aspiraciones políticas de los militantes. Previamente, los priístas se reunirán en la Asamblea Estatal del primero de julio próximo.
El repudiado exdiputado federal al que se le señala por avalar sin vivir el cambio de huso horario en Quintana Roo y sus consecuentes perjuicios al ciudadano común para beneficiar al sector hotelero, argumentó que en el PRI están convencidos de que las asambleas refrendarán el compromiso de la militancia con el partido, a través de propuestas en los temas en deliberación, con la convicción de reposicionar al Revolucionario Institucional en la entidad, con el trabajo en unidad”.

La agenda de asambleas municipales arrancó el 1 de junio con un evento en Bacalar, municipio cedido al Partido Nueva Alianza (Panal), para presidirlo Alexander Zetina Aguiluz. Claro está que en este evento no asistió José Alfredo “Chepe” Méndez Contreras, presidente municipal del trienio anterior, señalado por posible desvío de recursos con programas sociales y la colocación y construcción de sanitarios con biodigestores en las comunidades rurales.
El PRI, que vive una etapa en desgracia y se autoconsuela en el eslogan “Ruta del éxito rumbo al 2018”, frase creada en la apartada mente de Raymundo King, el 2 de junio llevó a cabo la toma de protesta al Consejo Municipal en Othón P. Blanco. Allí, junto al dirigente municipal Martín Muñoz (regidor) apareció el extitular del Congreso durante la Decimocuarta Legislatura, la misma que avaló el paquete de impunidad de Roberto Borge Angulo, Pedro Flota Alcocer.
El 3 de junio, la cúpula priísta –asegura King de la Rosa que está muy viva— se reunió en Felipe Carrillo Puerto y el 4 de junio en José María Morelos.
El 7 de junio se registró la asamblea municipal en Kantunilkín, cabecera de Lázaro Cárdenas, paupérrima localidad en quiebra heredada por los gobiernos municipales del PRI. Sin embargo, a micrófono abierto, Raymundo King dijo que siempre será bienvenida la participación de militantes con un diálogo cercano e incluyente, voces que han sido siempre el motor de la ruta transformadora de este partido rumbo a los comicios.
La expresión del dirigente tricolor no tuvo eco, no solo por la escasa militancia que se presentó, sino por el desánimo que permea entre la localidad gracias al mal gobierno priísta de Luciano Simá Cab y de su sucesor, el actual edil Emilio Jiménez Ancona, quien dicho sea de paso trata de avanzar en el desastre heredado y en las condiciones que ponen en punto crítico la isla de Holbox, ante la problemática de basura, inundaciones, falta de infraestructura, despojo territorial e incluso la embestida de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausurando nuevos desarrollos. Para los lugareños estas acciones serán el cobro de factura en 2018, advierten.
El 7 de junio, los priístas fueron a Leona Vicario, delegación de Puerto Morelos, donde pronunciaron al unísono la intención de ir unidos y compartiendo la mesa del diálogo en la reunión municipal. Este mismo día se realizó la asamblea en Playa del Carmen, cabecera municipal de Solidaridad, en donde reapareció Gabriel Mendicuti Loría, exsecretario de Gobierno durante las administraciones de Félix González y Roberto Borge.
El 9 de junio, en la asamblea municipal en Cancún, aseguró que contaban con más de 50 mil afiliados respondiendo a la pregunta de la reportera al respecto de que sin los militantes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y de la Confederación Revolucionaria Obrero Campesina (CROC), ¿cuántos eran?
El 10 de junio, hicieron la Reunión Estatal Electiva y Deliberativa y de Delegados Cenecistas en Benito Juárez.
El 15 de junio, en Othón P. Blanco, realizaron la asamblea en el Sindicato de Volqueteros propalando un hashtag #SOMOS PRI y los eslogans “Ruta del Éxito rumbo al 2018”, los cuales fueron vituperados no solo por militancia política rival, sino entre sus propias filas luego de que el municipio capitalino enfrenta la desbandada y los desaciertos del expriísta convertido a presidente municipal, Luis Torres Llanes. La reunión municipal en Tulum y Cozumel fue el 17 de junio, cerrando el ciclo, según King de la Rosa, de encuentros por la unidad.

EL PAN, LA APURANZA
Luego de que el pasado 7 de junio, durante el convivio que el gobernador Carlos Joaquín ofreció para celebrar el Día de la Libertad de Expresión, se le preguntara al diputado presidente de la Gran Comisión del Congreso local, Eduardo Martínez Arcila, cuáles serían las estrategias que el Partido Acción Nacional (PAN) llevaría a cabo para ir a la conquista de municipios que no ganaron en los comicios de 2016, el partido albiceleste orquestó un encuentro con militantes y simpatizantes en Puerto Morelos, para supuestamente celebrar el día de la alternancia histórica en Quintana Roo.
El ágape organizado ipso facto es el único evento que el PAN ha realizado en la Zona Norte. El mes pasado hizo una reunión masiva en Othón P. Blanco, para apuntalar los autodestapes de los diputados Mayuli Martínez Simón y Fernando Zelaya Espinosa, que disputarán la candidatura para la Presidencia Municipal de la capital del estado. A Acción Nacional le apura retener el municipio capitalino que empieza a sumirse ante la desvoluntad y falta de capacidades políticas del edil Luis Torres.
En Puerto Morelos, el pasado 10 de junio, centrados en el auditorio de la Casa Ejidal, fueron arropados por la directiva del Ejido Puerto Morelos, que encabeza José Julio Ascencio.
Temerarios, los panistas comprometieron a los ejidatarios dar celeridad a su gestión para que les sean entregados los certificados federales de propiedad que les permitan hacer negocios con la tierra. Solo que no les indicaron cuándo, ni en qué forma.
El evento fue aprovechado más bien para un autodestape de las aspiraciones políticas de Manuel García Salas, candidato de la coalición PAN-PRD que perdió frente a Laura Fernández Piña en las elecciones de 2016. García Salas, quien por cierto despreció la regiduría que por ley se le confiere para irse con un cargo (sin responsabilidades) en la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo).

EL PT ¿RESUCITADO?
El Partido del Trabajo (PT) que perdió su registro tras los comicios de 2016, ya sin varios personajes que jugaron por candidaturas “fuertes” el año pasado, pues abandonaron el instituto político que ha venido operando por más de 12 años a su antojo el chiapaneco Hernán Villatoro Barrios, “celebró” la obtención de resolutivos el pasado 11 de junio en un encuentro con la ahora escasísima militancia.
A ese encuentro ya no asistieron el ahora militante de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Rivelino Valdivia Villaseca, quien ocupó por más de una década importantes carteras dentro de la Comisión Ejecutiva Estatal; tampoco Alejandro Alvarado Muro, que fue el innovador candidato a gobernador; tampoco notables de municipios donde el PT había abierto militancia como Solidaridad, Cozumel, Tulum y Bacalar.
Sin embargo, atraído por la miel del poder y presumiendo una alianza con regidoras en el onceavo municipio, acudió para la foto el improvisado empresario constructor metido a política, Juan Pablo Aguilera Negrón, candidato perdedor frente a Laura Fernández a la Presidencia Municipal de Puerto Morelos, con resultados tan desastrosos que no alcanzó ni siquiera la regiduría comprometida por ley.
El pasado domingo 11, los petistas celebraron su Congreso Estatal Ordinario, que no fue otra cosa sino un entretenimiento dominical para que los delegados políticos levantaran el cartel de aprobación o desaprobación para que Villatoro Barrios fuera electo, lo cual ocurrió positivamente.
Hernán Villatoro dijo que también se nombró a los 16 delegados que acudirán el próximo 24 de junio a la Ciudad de México al Congreso Nacional del PT. Adelantó que en este evento, se analizará la política de alianzas con Morena, “pero se trabajará para lograrla igual con el PRD y Movimiento Ciudadano”.

LOS VERDES CONVOCAN AL DEBATE
El sábado 10 de junio, en Puerto Morelos, la presidenta municipal Laura Fernández Piña y el presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), José de la Peña Ruiz de Chávez, encabezaron la toma de protesta del Comité Ejecutivo Municipal que por primera vez se lleva a cabo en esta demarcación.
Correspondió la elección a Manuel González Tamanaja y Adriana Nava Gómez, quienes encabezan el equipo directivo como presidente y secretaria general del PVEM, respectivamente.
Durante el acto, el nuevo dirigente subrayó que es tiempo de política y es la unidad en Puerto Morelos uno de sus frutos. Advirtió que no asombra la existencia de otros proyectos divergentes, pero “los convocamos al debate, a la exigencia, a la pluralidad”.

Compartir