CDMX.- El Gobierno de México solicitó a la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dar seguimiento cercano a las posibles violaciones a derechos humanos de los compatriotas que viven en Estados Unidos, luego del endurecimiento de las políticas migratorias, emprendidas por su presidente, Donald Trump.
En el marco del inicio del 161 período de sesiones de la CIDH, Luis Alfonso de Alba, representante de México ante la OEA, sostuvo reuniones de trabajo con el secretario general Luis Almagro y con el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, a quienes expuso sus preocupaciones en la materia.
De Alba recordó que el gobierno mexicano recurre a todas las instancias regionales e internacionales para asegurar una defensa integral de los derechos humanos de sus connacionales.
Por último, reconoció el derecho soberano de todos las Naciones de diseñar sus propias políticas migratorias, al tiempo que subrayó que éstas deben estar de acuerdo con el marco legal internacional, y deben respetar plenamente los derechos de las personas, independientemente de su estatus migratorio.