Por Sandra García
Cancún, Q. Roo.- Por primera vez en la historia de Mérida se iluminaron de color violeta los palacios de gobierno municipal y estatal anoche en señal de apoyo por el Día Internacional contra la Homofobia (17 de mayo), mientras un centenar de personas en la Plaza Grande de Mérida se manifestaron a favor de la libertad de preferencias sexuales.
La Asociación Derechos, Cultura y Diversidad Sexual organizó el Festival de la Diversidad Sexual Yucatán 2017, el cual inició anoche sus actividades que se extenderán por aproximadamente un mes y culminarán el 17 de junio con la XI Marcha de la Diversidad Sexual.
Alfredo Candiani, presidente de la asociación, afirmó para Informativo Turquesa que sobre la homosexualidad “la sociedad yucateca todavía tiene una doble moral: si lo haces en público está mal, pero si lo haces en privado está bien. Las mismas personas que critican, que limitan el que se pueda dar este cambio son personas que también pertenecen al colectivo gay, que están ocupando cargos públicos, pero por están viviendo una doble moral, a lo mejor están casados y tienen hijos, pero no pueden hacer su voto público porque se pensaría que también lo son o los pondrían en evidencia”
En Yucatán lo que está frenando este cambio, dijo, “es el movimiento que hicieron hace algunos años la Red Pro Yucatán encabezada por lvette Laviada, promovieron una reforma de Ley en el artículo de la familia, donde la elevan a rango constitucional y especifican que ésta es únicamente la unión entre hombre y mujer con fines de procreación. Entonces ese ‘candado’ es lo que ha limitado a Yucatán, pero se puede hacer el cambio si el Congreso del Estado lo lleva a discusión para cambiarlo y que diga esencialmente que la familia es la unión entre dos personas sin importar el sexo”.

TEMOR DE DIPUTADOS
Consideró que los diputados locales no lo han cambiado“por el miedo a un ‘voto de castigo’ en la ciudadanía. Hay todavía la doble moral. Yucatán lamentablemente está muy rezagado en este aspecto. Bueno, México ocupa el segundo lugar a nivel mundial con más crímenes por homofobia y Yucatán ocupa el octavo a nivel nacional. Esto quiere decir que nuestra sociedad, nuestra cultura no está todavía totalmente entendiendo lo que es ser una persona con preferencias sexuales distintas”.
El activista recordó que ya son aproximadamente 30 matrimonios homosexuales los que se han consumado legislativamente en Yucatán; sin embargo todos han sido mediante amparo. “Ya no queremos que sean por amparo, ya la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó que los estados que no permitan el matrimonio entre personas del mismo sexo están cayendo en una inconstitucionalidad. Derechos Humanos ya hizo también una recomendación a cada estado que no lo ha hecho para que cambie su legislación”, afirmó.

Compartir