Cdmx.-A Arjen Robben no le sentó nada bien que Carlo Ancelotti decidiera sustituirle en el minuto 85, por lo que chocó la mano con rabia a Renato Sanches al salir pero la cosa se agravó, ya que el futbolista soltó un manotazo igual instantes después que rozó el brazo del entrenador cuando éste iba a hablar con él.

Sus compañeros de equipo que estaban en el banquillo reaccionaron al momento entre risas.

Esta escena ha tenido lugar en el partido de los de Ancelotti contra el Borussia Mönchengladbach. A pesar de dichas imágenes de tensión, el Bayern de Múnich ha ganado el partido (0-1).

Compartir