Por Juan Ojeda
José María Morelos, Q. Roo.- Lluvias moderadas acompañadas de intensos vientos, fue lo que se dejó sentir durante la madrugada y mañana al paso de la tormenta tropical “Franklin” en José María Morelos.
Sin necesidad de recurrir a la activación de algún refugio anticiclónico o evacuación de familias, hasta el momento la intensidad del viento ha ido aumentando, algunas ramas han caído pero estas a su vez, removidas por personal de Protección Civil.

En un primer informe obtenido, no hay afectaciones graves, no obstante en Xcabil se desató una trifulca porque habitantes de Tihosuco, fueron en busca de un ladrón, pero el delegado Edwin Puc Hau, lo protegió y evitó se lo llevaran.

#InfoTurquesa No hubo necesidad de recurrir a la activación de algún refugio o evacuar familias. ¿Usted resultó afectado en su comunidad por el paso de la tormenta?

Posted by Informativo Turquesa on Tuesday, August 8, 2017

En punto de las ocho de la mañana se programó una cuarta sesión del comité contra huracanes, a fin de emprender acciones de prevención.

No hubo clases en los planteles nivel medio superior y superior, las autoridades anunciaron ley seca, en lo que la Tormenta Tropical “Franklin” aumenta su intensidad de impacto.

Compras de pánico
Asimismo, pese al llamado de guardar la calma por parte de las autoridades ante el impacto del fenómeno natural “Franklin”, decenas de morelenses abarrotaron establecimiento comerciales por sus compras de pánico, muchos optaron por comprar desde lo indispensable que fue de veladoras, baterías, galletas, leche y sanitarios.

En un recorrido realizado desde ayer se pudo constatar a las familias adquiriendo mercancía, esto, según, porque a pesar del impacto gradual o intenso, el principal problema es que las calles de la ciudad se inundan y es imposible acceder con sus vehículos para la compra de alimentos.

Te puede interesar:   San Diego, ejemplo de fecalismo al aire libre

Sarahi Medina, una vecina de la colonia Miraflores, indicó que como medida de prevención ella optó por comprar mercancía para cuando menos dos días con el impacto, pues siempre han tenido la cultura del cuidado y no exponiéndose al peligro.

Explicó que adquirió pan, leche, focos, velas, baterías y una lámpara recargable, un poco de jamón, queso, y productos perecederos, para pasar la noche.

Las gasolineras fueron otros puntos donde automovilistas abarrotaron y previnieron, por cualquier emergencia al tener que salir de la ciudad.

Las ventas sin duda para quienes son propietarios de comercios, aumentaron en un 90 por ciento, lo que en números reales por familia se fue erogando desde 200 y hasta 500 pesos.

Compartir