Antonio Pierre Monroy, de solo 21 años de edad, será el nuevo Jesús del ya tradicional Viacrucis en “Playa Delfines” de Cancún

Por Alejandra Vázquez
Informativo Turquesa

“La actuación siempre me ha llamado la atención, el que me dijeran que puedo representar a Jesús es algo especial. Me habían dicho que me parezco a él pero nunca pensé interpretarlo”, fueron las primeras declaraciones de Antonio Pierre Monroy, un joven de 21 años que representará la séptima edición de la Pasión y Muerte de Cristo en “Playa Delfines”, el próximo 14 de abril.

En entrevista con el periódico digital Informativo Turquesa, el estudiante de arquitectura de la Universidad Anáhuac Cancún sostuvo que llevan dos ensayos y se ha sentido nervioso, ya que se ha salido un poco de su rutina “pero ofrecerle esto a Dios es gratificante”, expresó.

Hace tres semanas, docentes de la universidad en donde actualmente estudia le ofrecieron que interpretara este papel, ya que tiene todas las características del personaje; después de pensarlo todo un día, aceptó el reto y hoy se prepara para sacar adelante su interpretación.

Actualmente, Antonio estudia su libreto, además de que se prepara físicamente en un gimnasio para que en las próximas semanas se lleve a cabo el ensayo físico en “Playa Delfines”, el escenario en donde se realizará el Viacrucis.

LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

El Viacrucis viviente en la playa es ya una tradición desde hace siete años para la población local, además de convocar a una nueva forma de evangelización y atraer turismo religioso a este destino vacacional.

En este año, el integrante del apostolado “Tribu de Judá”, Ricardo Ruvalcaba Maya, quien interpretó a Jesús durante seis años, se despide de su papel pero no abandona del todo su participación.

Te puede interesar:   El Quintana Roo de los años 50

“Nunca ningún papel tiene que ser difícil cuando se disfruta; cuando uno se mete en su personaje, como yo en el de Jesús y cruzas la mirada con los espectadores y ves sus rostros y orando, teniendo un encuentro con Cristo es nuestra mayor alegría”, fueron las palabras de Ruvalcaba.

Del mismo modo, aseguró que para él “representa un papel muy grande el poder evangelizar junto con otras personas a través del Viacrucis. Es una alegría ver a tantas personas reunidas; yo era seminarista y colaboraba en los ensayos pero nunca pensé actuar. Como no llegaba hace seis años quien representaría a Jesús, yo lo suplía para que pudieran actuar, al año siguiente lo hice con mucha alegría y no me imaginaba que años más tarde llegaría alguien como Antonio, veo a un excelente Jesús”.

Este es sin duda un nuevo atractivo que permite captar el turismo religioso, llevando el Evangelio a la playa y no como el que visita santuarios.

En este Viacrucis se esperan ver rostros nuevos que se integran al grupo de “evangelizadores”, como se dicen, y todos ellos son estudiantes de la Universidad La Salle Cancún, de la Anáhuac y del apostolado “Tribu de Judá”.
Actualmente, el grupo de evangelizadores ha realizado visitas a estos planteles educativos de nivel superior, para invitar a los estudiantes a participar en el Viacrucis.

Momento del arrepentimiento

Pedro Pablo Elizondo, obispo de la Prelatura Cancún-Chetumal, invitó a la ciudadanía para que se sumen a este Viacrucis en “Playa Delfines” ya que, dijo, es el mejor lugar para que todo aquel turista que visita la zona se acerque, recuerde cómo Jesucristo murió por nosotros y ahí mismo reflexione sobre su vida, le pida perdón y se arrepienta de sus pecados.

Te puede interesar:   Depuración policiaca,¡impostergable!

Derrama económica

“Playa Delfines” es sin duda uno de los escenarios más atractivos de esta personificación de acuerdo con Francisco López, director de Turismo en Cancún, quien comentó que para ese día se prevé una millonaria derrama económica. Destacó que se espera una ocupación hotelera del 90 por ciento, sobre todo de turismo nacional, quienes optan por visitar el destino para ser testigos del Viacrucis en la playa, que se ha convertido en un evento importante como el que se vive ese día en la Basílica de Guadalupe o en la delegación de Iztapalapa.

Compartir