Por Ángel Villegas
Deportes

Esta Naranja sí es Mecánica. Y es que la Selección de Holanda necesitó 36 años y ocho mundiales para propinarle a Brasil una histórica derrota (2-1) en Puerto Elizabeth, que representa para los tulipanes el boleto a las semifinales de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010.
Brasil, uno de los eternos favoritos, se quedó en la orilla, en cambio, Wesley Sneijder y Arjen Robben derrocharon la magia (con la complicidad de Felipe Melo), quien anotó en su propia portería y después, sería expulsado. Más tarde, en el Estadio Soccer City, en el mejor juego en lo que va de la competencia, Uruguay se impuso en penales 4-2 (1-1 en tiempo regular) al único africano que sobrevivía, la Selección de Ghana, y también ya está en semifinales, instancia en la que se medirá a Holanda.

Compartir