POR OVIDIO LÓPEZ
ISLA MUJERES

Arribaron más inspectores de la Profepa para reforzar la vigilancia del litoral de Quintana Roo para evitar el tráfico de langosta a partir del primero de marzo cuando inicie la temporada de veda del recurso, dijo Manuel Cárdenas, subdelegado de Pesca de la Sagarpa.

Hay plena coordinación con las instituciones como la Armada de México, Capitanías de puerto y la Profepa, pero sobre todo del apoyo de los pescadores cooperativistas y navegantes que avisten irregularidades para dar aviso en radio banda marina y en celulares, a fin de desarrollar efectiva prevención.

Cárdenas Magaña dijo que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reforzó su equipo para atender este esfuerzo desde el primer minuto del primero de marzo próximo para atender la protección de la langosta, pero esta en vigencia la veda del mero y de otros recursos de manera permanente.

Cada una de las mas de 20 cooperativas pesqueras de langosta ya tienen conocimiento de la medida y de la solicitud de apoyo, se les envió sendos oficios de recordatorio, “quien violenten la ley, sean los mismos cooperativistas que incurran en la captura de especies en veda, podrían ser acreedores sanciones económicas, cárcel y hasta la perdida de sus embarcaciones y equipo de trabajo”.

No se permitirá a ningún pescador que después del último minuto del día 28 de febrero se capture o trasporte ningún producto en veda como lo es el mero, caracol, pulpo y entonces la langosta, “cualquier persona que sea sorprendida hasta con una solo unidad de especies en veda, será sancionada conforme a la ley y la perdida de su equipo de trabajo”.

Ya se cuenta, agregó, con más personal en Quintana Roo que se encargará de los operativos de vigilancia, apoyados por la Secretaria de Marina-Armada de México y la Profepa. No habrá prorroga o la implementación de algún plazo para que los pescadores del Estado recojan los enseres que utilizan para la captura de langosta, ya que a partir del primer minuto del uno de marzo entra el vigor la veda del crustáceo.
A partir del 28 de febrero, todos los hombres del mar deberán bajar de sus embarcaciones los equipos compresores, redes, ganchos y otros enceres que utilizan para la captura de la langosta, ya que se implementará una estricta vigilancia para hacer cumplir la veda.

“No se trata de hacer detenciones y quitar a los pescadores sus embarcaciones o herramientas de trabajo por incurrir en actos ilícitos, sino de crear conciencia y evitar la pesca furtiva y cuidar los recursos marinos”, concluyó.

Compartir