Agencias

Ciudad de México.- Los primeros minutos plagados de tensión tuvieron a una Italia protagonista pero con pocas ideas y a Suecia replegada aguardando el momento exacto para un diseñar un contragolpe. La mala noticia para el elenco local fue la tarjeta amarilla de Giorgio Chiellini a menos de 5 minutos del inicio.

La primera clara llegó a los 15 minutos cuando un pase filtrado dejó a Ciro Inmobile cara a cara con el arquero, pero el delantero y se la tiró larga y definió sin ángulo por afuera del arco.

A los 16 minutos, el conjunto visitante sufrió la baja de Jakob Johansson, quien luego de un salto cargó todo su peso sobre la pierna izquierda y tuvo que ser retirado por un dolor en la rodilla, que parecería ser producto de una lesión ligamentaria.

Italia pudo haber encontrado el primero en una gran jugada colectiva que terminó en el área con un centro atrás que Antonio Candreva conectó, pero definió tiró por encima del travesaño.

Sobre los 40 minutos Ciro Inmobile volvió a quedar mano a mano, definió, pero el arquero Olsen desvió el remate con su mano izquierda y la pelota terminó siendo rechazada en la línea por uno de los defensores suecos.

Las polémicas de la primera mitad fueron dos. La primera ocurrió antes de los 15 minutos del primer tiempo. La pelota pegó claramente en el brazo derecho de Matteo Darmian, que al estar extendido evitó que el balón se filtrase entre la defensa. El reclamo del equipo visitante se hizo sentir pero el árbitro español Antonio Miguel Mateu Lahoz no consideró el contacto como mano.

Minutos después, Emil Forsberg encabezó la contra sueca se metió en el área y cuando enganchó, el defensor Andrea Barzagli puso su brazo derecho para interrumpir el trayecto del esférico y cortar el ataque. En este caso el juez no sólo ignoró el penal, sino que además amonestó al futbolista escandinavo por su protesta desmedida.

Compartir