Por Susana Pérez
Cancún

El tesorero municipal, Antonio Jiménez indicó que a la fecha la deuda municipal asciende a unos mil 500 millones de pesos, en donde se incluye lo que se le debe a proveedores de pasadas administraciones y descartó que hasta este momento se estén riesgo de una quiebra.
Y es que indicó que la deuda de proveedores asciende a unos 205 millones de pesos de los cuales algunos han amenazado con emplazar a embargo al ayuntamiento, sin embargo, hasta este momento no han notificado al ayuntamiento.
El tesorero municipal descarta que estén en quiebra, aunque reconoce que el hecho que aparezcan nuevos proveedores y el que puedan emplazar a embargo, esto les cambia el panorama y no están preparados para hacer estos pagos.

Compartir