Por Edmundo Hernández.
Tizimín, Yucatán. 27 de Marzo del 2013.

El golpe de calor ha ocasionado que el número de pacientes aumenten en el Hospital General “San Carlos” de Tizimín por la sobreexposición al sol, afirmó el Dr. Reyes Adrián Moreno, subdirector del nosocomio.

Aunque no especificó una cifra, el médico señaló que el riesgo por insolación es mayor en esta temporada vacacional y ante la alteración del organismo por el calor, hizo las siguientes recomendaciones y/o medidas preventivas:

Buscar zonas de resguardo frescas y evitar exponerse al sol por largos periodos. Mantenerse hidratado y, usar un factor de protección solar.

“La explicación patológica de esto, la explicación científica pues es que el organismo recibe más calor del que puede disipar, nosotros emanamos calor que se desprende de nuestro mismo cuerpo y lo hacemos a través de la respiración, sudoración y esa misma sudoración nos permite regular la temperatura de nuestro cuerpo, cuando la persona absorbe más calor del que puede disipar como en el caso de la exposición al sol viene el golpe de calor que es la dichosa insolación”

El golpe de calor es el grado máximo de insolación que una persona puede recibir, continuó explicando el doctor, el individuo puede presentar síntomas como un estado de cefalea, mareos, vértigo, alucinaciones, variaciones de la presión arterial que pueden inducir hasta en un estado de coma, incluso la muerte.

A los que van a la playa, el uso de un factor de protección solar o bloqueador, debería ser mayor a los 50 de filtración.

“Desgraciadamente el que utiliza la gente durante el tiempo en que está ahí en las playas obviamente lo utiliza por motivos cosméticos y solo tiene factor de protección solar muy bajos, esto quiero decir que no lo protege mucho a los rayos UV o de la exposición a ese calor excesivo, como mencioné el factor de protección de uso diario es por arriba de los 50 inclusive si estamos en una playa y con esta oleada de calor”, dijo.

Adrián Moreno exhorta a tomar medidas preventivas, sobre todo a quienes toman vacaciones en la playa, para no sufrir graves consecuencias como el cáncer de piel.

Compartir