Por Cecilia Solís
Cancún, Q. Roo.- Debido a lo delicado de su estado de salud, el sujeto que fue atacado a balazos la madrugada del jueves, afuera de un bar en la Súpermanzana 67, continúa sin rendir declaración ante las autoridades ministeriales; sin embargo, de acuerdo a los elementos y testimonios recabados por las autoridades, este intento de ejecución fue una agresión directa, ya que después de accionar el arma de fuego por los sicarios, también arrojaron una narcomanta, donde realizan una serie de amenazas en la cual mencionan a las autoridades.
Aunque de esta segunda agresión que se registró la madrugada de este jueves, las autoridades ministeriales, indicaron que aún no han podido declarar al lesionado, debido a que sus lesiones ponen en peligro su vida, por lo que continúa recibiendo atención médica.
Las autoridades ministeriales espera poder tomar el testimonio del lesionado, ya que al momento de arribar al lugar de los hechos, solo se encontraba el lesionado, las autoridades y una narco manta, en donde se vierten una serie de amenazas, sin que se dé a conocer el contenido de la misma.

Compartir