Por Edmundo Hernández.
Mérida, Yucatán. 20 de Mayo del 2013.

Con la entrada en funciones de los laboratorios móviles con alta tecnología, la Dirección de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado (FGE) avanza en el proceso de cadena de custodia, implícito en el nuevo Sistema de Justicia Penal, con el registro de un promedio de 30 servicios semanales, a lo largo y ancho de toda la entidad.

Vital en el inicio de toda indagatoria, la cadena de custodia consiste en el buen manejo de indicios materiales relacionados con algún delito, a fin de que no se presenten alteraciones, sustituciones, contaminaciones o destrucciones, lo que garantiza una buena entrega a los peritos o, en su caso, al juez correspondiente.

Dichas acciones corren a cargo del Departamento de Criminalística de Campo de la citada Dirección, cuyos integrantes son los primeros, quienes usualmente intervienen en una escena del crimen, cuidando los protocolos establecidos en la nueva reforma penal, la cual entrará en vigor en la totalidad de nuestro territorio en el mes de septiembre.

Las dos nuevas unidades controladas por ese departamento, cubren un radio de servicio en todo el estado, a excepción de Valladolid y Tizimín, los cuales poseen sus propias unidades de peritos.

Los laboratorios móviles de la FGE están equipados con modernos microscopios Madic, modelo SMZ-168, analizadores rápidos de drogas, polvo para reactivar huellas dactilares, equipo de cómputo para realizar las cadenas de custodia de los indicios, lámparas reflectoras, bolsas utilizadas en el embalaje y reactivos con los cuales se puede detectar sangre oculta o limpiada.

Asimismo, un frigobar en el cual se conservan los indicios biológicos recuperados en los casos de homicidios o suicidios, en los que por diversas causas se puedan haber utilizado armas de fuego, armas blancas u objetos contundentes.

Entre los casos atendidos por esas unidades figuran situaciones de muertes accidentales, patológicas y violentas, brindando una ventaja inicial al realizarse los primeros análisis en el mismo laboratorio, pues se genera la documentación de respaldo sin necesidad de realizar traslados hasta alguna agencia del Ministerio Público.

La operación de los vehículos está a cargo de peritos especializados en el área de Criminalística de Campo y Servicio Químico Forense, que desde la llegada al lugar de los hechos se abocan a la ubicación, fijación, recolección, embalaje y traslado de la evidencia en la escena del siniestro, hasta la presentación ante el juzgado, ya que se debe garantizar que el procedimiento empleado haya sido exitoso y que la evidencia que se obtuvo, sea la misma que se está presentando ante el juez o para el análisis pericial.

Compartir