Por Jesús Vázquez

Cancún, Q. Roo.-El dirigente de los hoteleros de Cancún, Carlos Gosselin Maurel, confirmó que la ocupación hotelera tiene una caída de 10% respecto del año pasado a partir de la alerta de viaje emitida por Estados Unidos el 22 de agosto pasado, lo cual ha representado pérdidas por 7.9 millones de dólares y la no comercialización de 15 mil cuartos noche.

El líder hotelero ofreció una conferencia tras concluir la reunión mensual de la Asociación de Hoteles de Cancún, en la que de común acuerdo, las principales cadenas anunciaron que invertirán 10 millones de pesos en una campaña de promoción emergente con recursos propios ante la falta de efectividad de las campañas elaboradas por los fideicomisos de promoción del gobierno del estado y el riesgo de que la tendencia a la baja se extienda a la temporada invernal.

Gosselin Maurel, líder hotelero, dijo que no se puede tapar el sol con un dedo, y si no se hace algo para revertir los efectos de la inseguridad, Cancún podría cerrar el año con una caída de 18% respecto del año pasado, por lo cual al menos ya dos grandes cadenas hoteleras han lanzado campañas emergentes en Estados Unidos para no permitir que siga cayendo la ocupación en los próximos meses.

Criticó al gobierno de Carlos Joaquín por continuar con la opacidad de su antecesor Roberto Borge Angulo en el manejo de los millonarios recursos provenientes del 3% del Impuesto al Hospedaje, del cual aseguran que no se sabe en qué se están invirtiendo esos recursos.

Además, dijo que no se ha avanzado en la conformación del nuevo Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, anunciado desde hace más de un año, ni tampoco hay avance en el plan integral de rescate de playas a pesar de que la erosión de las playas es un problema que requiere atención urgente.

Compartir