Por Roberto Mex.
Kantunilkín, Quintana Roo. 23 de Agosto del 2013.

Pérdida de citas médicas, cruces a Holbox y otros contratiempos a los habitantes de la zona norte fue el saldo hoy viernes del cierre por espacio de cuatro horas del tramo Solferino-Chiquilá por parte de padres de familia y vecinos que pedían la asignación de dos maestros para la escuela primaria.

Poco después de las seis de la mañana las madres de familia acudieron a la entrada del poblado Solferino para cerrar ese tramo carretero y colocar una enorme manta donde pedían la intervención del gobernador.

Un día antes había acudido el supervisor de la zona escolar 011 y representante de la Secretaría de Educación en Lázaro Cárdenas, Eduardo Enrique Méndez Palma, pero como no se llegó a un acuerdo ayer los inconformes decidieron tomar la medida de cerrar esa vía.

Alrededor de las 9:30 de la mañana arribaron dos carros de la Marina, pero tampoco se logró abrir el paso vehicular y, finalmente, fue poco después de las 10 horas cuando Méndez Palma, acompañado de Orlando Bellos Velásquez, en representación del gobierno del estado, arribó al sitio para informar que el lunes se van a presentar dos maestros para atender a los grupos.

En entrevista aparte, Méndez Palma, replicó que en el caso de Solferino el cuarto grado únicamente cuenta con 14 alumnos y el tercero con 20, razón por la cual se decidió fusionar los grupos para ser atendidos por un solo maestro.

Dijo que la nueva reforma contempla por grupo a 30 educandos debido a que los grupos pequeños encarecían los servicios educativos destinando más dinero para el pago de maestros que en otras cosas. Enfatizó que la fusión de grupos se está dando en todo el estado y consideró que el cierre de la carretera “ya es un problema social”.

 

Compartir