Por Sandra García

Mérida, Yucatán.- Pese a tener una trayectoria de más de medio siglo fomentando el negocio familiar, el empresario Emir Yza Villanueva externa su agradecimiento a la vida porque “todo me va cayendo del cielo”.

El fundador de un emporio comercial que actualmente comprende 1,150 farmacias a nivel nacional, se reunió con un grupo de emprendedores en Mérida, a quienes ofreció una charla para compartir su experiencia en los negocios y contestar inquietudes de los asistentes.

En la sesión, realizada en el Centro Municipal de Emprendedores, el empresario narró cómo a los 16 años de edad tuvo que tomar las riendas de las dos primeras farmacias que les dejó su padre en el centro de la ciudad y sacar adelante con ello a su madre y seis hermanos.

“Vendíamos 400 pesos en ese entonces, de los cuales destinaba 25 semanales para el pago de una deuda”, dijo.

Entre las experiencias que compartió destacó como pilares fundamentales de sus éxitos la disciplina, “siempre invertir, avanzar un paso a la vez” y pensar más allá de lo que ya se tiene.

Aunque admitió que en todo este tiempo nunca ha temido ni pasado por una crisis económica, “a excepción de una vez que tuve cinco millones de pesos en mercado crediticio”, siempre el negocio fue avanzando incluso cuando tuvo que enfrentar una fuerte competencia.

Explicó que había uno o dos fuertes competidores que lo hicieron perder buenos clientes como eran la Universidad Autónoma de Yucatán y el Instituto Mexicano del Seguro Social.
Entonces, lo que hizo fue buscar nuevos mercados “afuera del Centro de Mérida donde estaban concentradas todas las farmacias” y con el lema “Siempre cerca de usted” abrió nuevos locales en otros puntos de la ciudad con excelente respuesta.

“La competencia estaba muy dolida con ese rápido crecimiento, porque anunciábamos una nueva farmacia casi cada semana”, recordó.

Fue tal el crecimiento que hace cinco años recibió al menos tres propuestas de venta para sus farmacias y finalmente decidió hacerse socio de Femsa, empresa que maneja el 75% de la cadena. Desde entonces se abrieron 350 sucursales más y ahora él ha pasado al siguiente nivel, de ser empresario a inversionista y ha incursionado en un negocio más que le apasiona, el de los inmuebles.

Emir Yza ahora recuerda que no tuvo una juventud normal de estudios y amigos por estar dedicado 100% a los negocios, pero ahora este magnate yucateco ya ha viajado por todos los lugares que ha querido y siempre ha disfrutado de los frutos de su trabajo, porque uno de sus “secretos” de éxito es que siempre todo lo que ha hecho son cosas que ama.

Compartir