Condena Oaxaca política migratoria de Trump

Por Staff

Autoridades del municipio de Tlalixtac de Cabrera, Oaxaca condenaron la política migratoria “Cero Tolerancia” de Donald Trump, aplicada a los migrantes y, en particular, a la niñez en los Centros de Detención, y refrendaron su compromiso en la defensa y atención de las y los oaxaqueños migrantes.

El gobierno estatal a través del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM), respalda las acciones que ha determinado la administración de Enrique Peña Nieto a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y de los 50 consulados que se encuentran en el vecino país del norte en apoyo a connacionales que sean deportados y de las familias, ante una eventual separación.

El Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante estableció contacto con la Dirección General de Coordinación Política de la SRE, para indagar si de las 21 niñas y niños mexicanos separados de sus padres, como lo informó la dependencia federal, se encuentra alguno de origen oaxaqueño.

La Secretaría de Relaciones Exteriores, de manera preliminar, informó que no existen menores oaxaqueños en las cifras presentadas.

A fin de atender oportunamente cualquier eventualidad que se pudiera presentar entorno a esta política migratoria del vecino país del norte, dijo que el gobierno de Oaxaca, mantendrá comunicación con la SRE y Consulados Mexicanos.

Unos 22 niños y niñas de México son parte del grupo de mil 995 menores que siguen en jaulas, bajo resguardo del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos, esto tras la política migratoria, ‘cruel e inhumana’, del gobierno de Trump de separar a niños migrantes de sus padres cuando ingresan ilegalmente a EU.

Sobre este tema destaca el caso de una niña con síndrome de down que no está con su madre, por encontrarse detenida como testigo en la investigación de un caso de trata de personas.

Jacob Prado González, director de Protección a Mexicanos en el Exterior, organismo dependiente de la cancillería mexicana, dijo que el caso es “impactante”, que las autoridades consulares revisan la situación jurídica de la madre y está en contacto con la menor y su pequeño hermano, quienes aún están encerrados en una jaula.

Los niños fueron detenidos el pasado 5 de junio y fueron llevados ahí, al día siguiente, en tanto que su madre está en una ciudad diferente. No se pueden comunicar. La pequeña con síndrome de down no habla, sólo entiende lenguaje corporal, está con su hermanito, pero lamentablemente no tienen comunicación con ella.

La madre está en un centro de detención para adultos, por lo que tienen que estar separados.

La Secretaría de Relaciones Exteriores precisó que el caso de la niña con síndrome de Down “no es derivado de la aplicación de política de tolerancia cero”. Remarcó que la madre de la menor se encuentra detenida, pero como testigo en la investigación de un caso sobre tráfico de personas.

Dijo que se mantiene la exigencia para que de manera inmediata la menor y su hermano, quienes fueron enviados a una jaula en otra ciudad, sean reunidos con su madre y su familia.

Publicidad banner