Por Cecilia Solís.
Cancún, Quintana Roo. 28 de Octubre del 2013.

El instituto Nacional de Migración bajo el mando de Alonso Márquez Feliz, continúa siendo una red de  corrupción, pese a que se han hecho cambios al interior.

El actual titular permite que en el área de control y verificación de esta institución, continúen las actividades corruptelas, ya que mediante una serie de irregularidades, se autorizan las FM2 o FM3, a los extranjeros que así lo soliciten para continuar en el país.

Sin embargo pese a las denuncias que hay en esta área, el personal que ahí labora continúa trabajando tranquilamente tras la complacencia del actual funcionario, quien se niega a dar la cara a los medios de comunicación, quienes en múltiples ocasiones intentan tratar de obtener una entrevista para aclarar las quejas de los afectados, que resultan víctimas del personal del Instituto Nacional de Migración.

Compartir