CDMX.- PRD, PT, Morena y PAN criticaron el proceder del PVEM en los últimos años, obteniendo recursos públicos, alejados de una agenda ambiental, violando la ley electoral y aliándose con partidos a su conveniencia.
Ayer, el periódico El Universal publicó que el PVEM gasta en bienes y recursos suntuarios, además de que su agenda legislativa fue criticada por ambientalistas que no encuentran que responda al interés general.
Los partidos de izquierda, PRD y Morena, calificaron al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) como uno de los institutos políticos que menos cuidan al medio ambiente y, por el contrario, es el organismo que más viola la ley electoral.
En entrevista, la secretaria general del PRD, Beatriz Mojica Morga, afirmó que es “evidente que el interés del PVEM no es el cuidado del medio ambiente ni mucho menos el cuidado de los recursos públicos.
“Me parece que el Partido Verde tiene como deporte la violación constante de la ley electoral y eso es algo que debe revisarse. El Verde siempre se ha caracterizado por ser un partido de escándalos y de desviación de recursos”, aseveró Mojica Morga.
Pidió que se revisen a fondo las adquisiciones de los partidos políticos, sobre todo en cuanto a bienes.
“El asunto es que la fiscalización debe ser más efectiva y, desde luego, las prohibiciones que hay de la ley de cosas que no pueden comprarse, tiene que ser efectivos con los castigos al respecto”, insistió.
Ante esto, reiteró que se deben reducir los recursos de los partidos políticos, tal como lo ha pedido el sol azteca en el Congreso de la Unión.
Para la secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky, el Partido Verde Ecologista de México es un instituto marginal que tiene un costo demasiado alto como organismo político, “pero lo que hacen es que realmente se alquilan al mejor postor”.
Adelantó que “tristemente” el PRD va por un camino similar.

Opacos y frívolos: PAN
El secretario de Comunicación del PAN, Fernando Rodríguez Doval, señaló que “el PVEM siempre se ha caracterizado por su opacidad y frivolidad, además de que realmente ha aportado muy poco a la vida democrática de nuestro país y ahora es, además, el palero más incondicional del PRI”, asentó.
El vocero panista señaló que ante los gastos elevados, es importante debatir la reforma que reduzcan los recursos a los partidos políticos: “En el PAN siempre hemos estado abiertos a que se discuta con toda seriedad, de hecho hemos presentado iniciativas al respecto”, expuso.
El coordinador del PT en el Senado, Manuel Bartlett, manifestó que “en los cinco años de la presente Legislatura, los ecologistas no han defendido ninguna tesis verde o ecológica, porque es un instrumento de las televisoras, que son los intereses que representan, y su vinculación sumisa con el PRI”.
El diputado Jesús Zambrano (PRD) dijo que el PVEM opera como negocio que atiende intereses particulares, en asociación con el PRI.
A su vez, el senador David Monreal Ávila (PT) planteó que el Partido Verde legisla temas de frivolidades, de contenido electorero, con los que quieren llamar la atención y responder a las consignas que se le dictan.
El presidente de la Comisión de Pesca del Senado, Ernesto Ruffo Appel (PAN), dijo que en Quintana Roo, el dirigente del PVEM, Jorge Emilio González, se quiere quedar con el negocio de los delfines y en ese interés mueve a sus bancadas en el Congreso.

Rechazan anomalías

El senador Gerardo Flores (PVEM), dijo: “Rechazo que el partido use recursos públicos en bienes de lujo, como comida, ropa, viáticos y telefonía celular”, y expresó que todos sus informes de gastos se pueden corroborar en el INE.
El secretario de la Comisión de Medio Ambiente, Raúl Pozos (PRI), dijo que si bien el PVEM es su aliado, cada organización impulsa su propia agenda verde; el PRI tiene su listado de asuntos y en casos como la Ley de Biodiversidad, en proceso en comisiones del Senado a partir de un proyecto del PVEM, los priístas aportan sus propuestas al trabajo legislativo.

Gasto millonario
En los últimos 20 años, el PVEM ha obtenido recursos públicos, otorgados en diferentes épocas por el IFE y el INE, para desarrollar sus actividades, por más de 5 mil 479 millones 212 mil 660 pesos.
En los años de elecciones federales, en especial, en las presidenciales de 2000, 2006 y 2012, su financiamiento público ha sido de 247 millones 243 mil 235 pesos, 382 millones 235 mil 987 y 478 millones 911 mil 729 pesos, para un total, en esos procesos, de mil 108 millones 390 mil 951 pesos.
Mientras que en 1997, su financiamiento fue de 37 millones 592 mil 934 pesos, en 2015, cuando se realizó la elección federal más inmediata para renovar la Cámara de Diputados, fue de 429 millones 12 mil 13 pesos. Con información de Francisco Reséndiz

Compartir