Por Cecilia Solís
Policiacas

La mujer que se provocó un aborto y fue descubierta cuando arrojó el feto en un bote de basura de la clínica de especialidades de la región 510, ya se encuentra a disposición de las autoridades ministeriales, quienes tienen 48 horas para definir su situación jurídica.
María Del Carmen Hernández López, al ser presentada ante los medios de comunicación se negó a hablar de los hechos y no dio a conocer los motivos que tuvo para deshacerse del producto.
Asimismo las autoridades se encuentran investigando para poder determinar si la consigan por el delito de aborto, podría ser sujeta a una sanción de seis meses a dos años de prisión.
Sin embargo, como no se cataloga como un delito no grave, esta podría alcanzar si libertad, pagando una fianza.
Como se recordará el pasado fin de semana, la antes mencionada al presentar fuertes dolores en el vientre y tener un fuerte sangrando, fue auxiliada por su hermano quien la traslado a la clínica de especialidades, en donde en varias ocasiones acudió al baño, en una de estas arrojo el feto y lo deposito en el bote de basura, donde fue hallado y se dio parte a las autoridades en torno a los hechos, siendo que esta aseguro que había ingerido e introducido vía vaginal varias pastillas altamente abortivas, conocidas en el mercado como Citotek, por lo que fue detenida y esta aun a disposición de las autoridades judiciales.

Compartir