Kingston.- La tormenta tropical Nicole causó el miércoles inundaciones y deslaves en Jamaica, dejando al menos dos personas muertas y 12 desaparecidas, para luego disiparse en el estrecho de la Florida.

Las corrientes de agua azotaron a las comunidades encaramadas en las barrancas que cruzan la capital Kingston. Un adolescente de 14 años, conocido bajo el nombre de Buju, fue hallado muerto en el agua lodosa.

El resto de sus familiares _incluyendo cuatro hermanas, la más joven de sólo 3 años_ no habían sido hallados para el miércoles por la noche.

Uno de los pobladores, Lyndon Bennett, dijo que los habitantes de las barrancas reciben repetidamente la advertencia de que se muden por su propia seguridad, pero la mayoría rehusa reubicarse.

“Aquí no hay una cimentación adecuada, la barranca es pura piedra y tierra. A la gente le dicen que no viva ahí, pero cuando no tienes opciones, tienes que vivir con lo que hay”, dijo Bennett.

El ministro de Información de Jamaica, Daryl Vaz, confirmó la muerte de dos personas, pero advirtió que la cifra de decesos podría ser mayor. Agregó que 12 personas están desparecidas.

La tormenta se disipó el miércoles por la tarde sobre el Atlántico, aunque el Centro Nacional de Huracanes en Miami advirtió que aún había extensas áreas con fuertes lluvias.

Se abrieron refugios de emergencia para los miles de jamaiquinos que viven en las laderas de las barrancas. Las autoridades dijeron que 30% de la población quedó sin electricidad. Varios puentes se desplomaron bajo el peso de los ríos desbordados.

“En conjunto, ha habido mucho daño a la infraestructura”, dijo Vaz. “Es un golpe grave para el país”.

La tormenta también empapó el centro y este de Cuba el miércoles, y aunque dejó intransitables algunos caminos, no se reportaron decesos.

La televisión cubana mostró imágenes de carreteras inundadas, en especial en torno de la ciudad de Santiago, aunque no hubo informes de daños. Al oeste, en La Habana, ni siquiera llovía.

En El Salvador, las autoridades aumentaron el miércoles el nivel de alerta ante los riesgos de deslizamientos e inundaciones provocadas por las lluvias.

De acuerdo con pronósticos, las lluvias se intensificarán en todo el país y podrían extenderse hasta el viernes, con acumulados de 150 milímetros de lluvia, por lo que crecen las probabilidades de desbordamientos de ríos, anegaciones y deslizamientos.

Mientras tanto, en Costa Rica, el impacto indirecto de la tormenta Nicole provocó el miércoles el colapso de varias carreteras importantes en el país, sobre todo de dos que comunican la capital con la zona del litoral del Pacífico.

El pronóstico del Instituto Meteorológico indicó que la influencia indirecta de Nicole prevalecerá sobre el país hasta el jueves.

AP
Compartir