Por Sandra García

Tizimín, YUC.- Bajo una serie de amenazas cibernéticas por parte de la familia Chuc Medrano, consanguíneos del destituido comisario corrupto de El Cuyo, Santos Maldonado Reyes, los hermanos Andrés y Jesús Rodríguez Sánchez acudieron a la XV Agencia del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado de Yucatán, con sede en esta ciudad, para interponer su denuncia por lesiones en contra de quien resulte responsable por la agresión de la que fueron víctimas el pasado sábado.

Te puede interesar:   Piden reparar fuga de agua en parque de Tizimín
Acompañados de su abogado Manuel Rodríguez Romero, los hermanos Rodríguez Sánchez declararon al Periódico Digital Informativo Turquesa que se presentaron ante las autoridades de Tizimín para exigir justicia, la cual les fue negada en El Cuyo por parte del personal que aún trabaja para Santos Maldonado, quien se pasea en el puerto escoltado por elementos policiacos de la Comisaría Municipal, cuando él ya fue destituido por el pueblo por la serie de irregularidades que cometió.

A decir del representante legal de los agredidos, la denuncia interpuesta es por lesiones, principalmente en contra de Andrés, quien al momento de ser golpeado se encontraba en un domicilio donde estaba escondido “El Birulas”, un joven que intentó abusar sexualmente de una menor de edad, a quien buscaban para presentarlo ante las autoridades del puerto de El Cuyo, pero al ver la reacción de los parientes del delincuente, decidió retirarse junto con sus acompañantes.

Fue en ese momento, narra su abogado, que los Chuc Medrano aprovecharon para darle de pedradas, provocándole una herida considerable en la cabeza.

“Hasta el momento, no hay una carpeta de investigación de los hechos en relación a esta persona. Andrés Rodríguez no está recibiendo la justicia a la que tiene derecho, según el artículo 17 Constitucional”, alega Manuel Rodríguez.

Tras la trifulca de ese sábado, en la que fue gravemente herido, Andrés Rodríguez fue detenido por instrucciones giradas por el comisario Santos Maldonado, quien a toda costa busca proteger a sus familiares, a sabiendas de que su pariente “El Birulas” ya fue expulsado del poblado en cuatro ocasiones por otros casos de violación e incidentes con arma blanca.

En la denuncia de hechos, se asienta que los policías de El Cuyo maltrataron, golpearon y jalonearon a Andrés y Jesús Rodríguez Sánchez al momento de detenerlos.

“No había motivos para detenerlos. No había flagrancia, porque después de que fueron agredidos, se retiraron a la casa de un pariente, porque Andrés estaba sangrando demasiado. Le pidieron el favor a una persona que los trasladara al Hospital San Carlos, de Tizimín, y en ese inter los arrestaron, cuando trataban de salir del pueblo de El Cuyo, para trasladarse a la ciudad de Tizimín, por lo que ya no hubo la posibilidad de que Andrés rindiera su declaración y levantara su denuncia como debe ser”, explica el jurista.

Ahora, en el expediente que se sigue en el Juzgado de Control de Valladolid, no existe un procedimiento por el cual se esté tratando de hacer justicia a los hermanos Rodríguez Sánchez, por sus lesiones. Andrés está simplemente como indiciado, como persona que cometió un delito.

“Necesitamos que la otra cara de la moneda se conozca, es por eso que presentamos este día la denuncia en la Fiscalía de Tizimín, para que se integre la carpeta de investigación correspondiente y él también reciba la justicia al que le da derecho el artículo 10 de la Declaración de los Derechos Humanos y el 17 de nuestra Constitución”, puntualiza el abogado Rodríguez Romero.

El proceso no será nada fácil, pero los hermanos Andrés y Jesús están dispuestos a dar la batalla para que se les haga justicia, al igual que a su pariente menor de edad a quien intentaron abusar sexualmente de ella.

Compartir