Por Teresa Suárez
Cancún

La directora del DIF municipal, Pilar Rello, notificó por escrito a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) del desmantelamiento de la celda de castigo, denominada por la dependencia municipal como cuarto de aislamiento, de contención o de reflexión, según dio a conocer el segundo visitador Tirso Esquivel.
Luego de la medida cautelar impuesta por esta comisión, hubo respuesta inmediata a dar marcha atrás a tener un cuarto a donde remitieran a menores con crisis emocionales para descargar su furia con una bolsa y guantes de boxeo.
No obstante el DIF municipal no reconoce a este cuarto como un sitio de castigo, sólo un espacio para aislar a los menores que les ayude a la reflexión o contención de crisis, así como también en caso de tener alguna enfermedad contagiosa.

Compartir