Ciudad de México.- Silvia N., pretendía viajar con el cadáver de su hijo, de 3 años, envuelto en bolsas de plástico y cobijas para sepultarlo en Puebla, cuando fue detectada en la Terminal de Autobuses Poniente (TAPO) por elementos de la Policía Auxiliar de la Ciudad de México.

La tarde de este domingo la mujer fue vista con el niño en brazos quien parecía estar inconsciente, por lo que usuarios de la central camionera pidieron el apoyo al número de emergencias.

Los paramédicos señalaron que el menor no presentaba signos vitales y posteriormente un médico informó al Representante Social un infarto agudo al miocardio y ataque epiléptico como la causa de muerte presentada en el Certificado de defunción.

La mujer de 25 años dijo que su hijo, de nombre Miguel Ángel, había presentado problemas cardiacos desde su nacimiento; agregó que perdió la vida en la madrugada por lo que decidió comprar el boleto de autobús y regresar a Puebla para sepultar al niño.

Silvia se encontraba en compañía de un hombre llamado Alfonso N., de 53 años quien dijo ser su pareja.

Los elementos de la Policía Auxiliar presentaron ante el Ministerio Público de Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, en la delegación Venustiano Carranza, a la joven madre y su pareja.

Por los hechos se inició la carpeta de investigación para confirmar la causa de la muerte del niño y detallar si habrá alguna pena contra ellos.

El cuerpo del menor fue trasladado a su lugar de residencia en el Estado de México, previos a los trámites funerarios y administrativos respectivos.

A través del área de Comunicación Social de la Fiscalía General de Justicia en Puebla se informó que la dependencia espera cualquier solicitud de colaboración para la investigación.

Compartir