Mientras que el alcalde, Jaime Hernández señaló que dejará finanzas sanas, el presidente electo, Julián Ricalde Magaña dijo que es algo difícil, ya que esto va más allá de un sano deseo.

Compartir