El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong Ho, acusó la noche del miércoles al presidente estadounidense Donald Trump de encender “la mecha de la guerra” contra su país, informó la agencia de prensa rusa TASS.

“Con sus declaraciones belicosas e insensatas en la ONU, se puede decir que Trump encendió la mecha de la guerra contra nosotros”, manifestó el jefe de la diplomacia norcoreana a una delegación de TASS durante la visita a Pyongyang.

Las palabras de Ri se inscriben en un contexto de fuertes tensiones entre los dos países debido a los constantes ensayos misilísticos de Corea del Norte, en abierto desafío a las sanciones impuestas por la ONU.

“Nuestro querido alto comandante Kim Jong Un ya ha avisado con firmeza que Estados Unidos debe actuar de forma razonable y dejar de atacarnos si no quiere humillarse ante el mundo entero, situándose bajo nuestros disparos”, añadió.

Tras varios lanzamientos de misiles norcoreanos, Trump y Kim protagonizaron en las últimas semanas un intercambio de declaraciones beligerantes. El mandatario estadounidense llegó incluso a amenazar en septiembre con “destruir totalmente” Corea del Norte.

“Si Estados Unidos es forzado a defenderse, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte”, advirtió el mandatario en su intervención ante el foro de más de 150 países reunidos en Nueva York. En Twitter, ha catalogado al gobernante norcoreano como el “hombre misil” y, además, lo llamó “depravado”.

Este martes, Trump examinó con su ministro de Defensa, Jim Mattis, y su jefe de Estado Mayor, Joe Dunford, “el abanico de opciones” del que dispone su país frente a Corea del Norte, según la Casa Blanca.

Matis dijo el pasado martes que había pedido a las fuerzas militares estadounidenses estar preparadas ante un eventual escenario de confrontación.

El mismo día, por la noche, Estados Unidos desplegó dos bombarderos supersónicos sobre la península coreana en una demostración de fuerza contra Pyongyang, durante un ejercicio nocturno con las aviaciones de Japón y Corea del Sur.

Compartir