Por Juan Ojeda

JOSÉ MARÍA MORELOS, Q.Roo.- Ahogado por una deuda de cinco mil pesos a una financiera, Jacinto Noh Poot, padre del niño diputado Jacinto Noh Tun, del poblado Xcabil, quien cimbró el Congreso del Estado hace unos meses, denuncia la voracidad, cinismo e irresponsabilidad del profesor Raúl Antonio Baez, (elaborador del discurso) por hacer que el humilde campesino solicitara un préstamo y le entregara el efectivo, comprometiéndose a devolverlo en una semana, periodo que se ha prolongado a cuatro meses y solamente recibe engaños.

Frustrado por la deuda que lo ha obligado a pagar un interés de mil 200 pesos, don Jacinto Noh Poot, indicó que todo inició cuando en la ciudad de Mérida, Yucatán, en el proceso del trámite por una visa que les permitiría viajar hasta la ciudad de Miami, al programa de Don Francisco, el profesor Raúl Báez, le pidió prestado 5 mil pesos, él, alegó que por ser campesino, era imposible contar con esa cantidad, a lo que el mentor le respondía, se podría desarrollar un préstamo a su nombre en la financiera de Coopel, por no contar con ningún tipo de historial crediticio.

El humilde campesino, a modo de agradecimiento por forjar en la educación a su hijo (el niño diputado) procedió al trámite, cediéndole la confianza bajo la consigna de una devolución en menos de 15 días, no obstante, han transcurrido cuatro meses y la deuda actual asciende a los 5 mil 125 pesos, luego de haber pagado un interés de mil 200 pesos.

Indicó que el profesor ha alegado un sinfín de promesas de pago y mentiras, las dos últimas acciones que con lágrimas en los ojos condenó fue que le entregara una tarjeta el profesor, indicándole que se fuera a Valladolid y allí, retirara el efectivo, llevando don Jacinto únicamente 100 pesos para su pasaje, no obstante, el cajero retuvo la tarjeta por inservible y luego de 10 horas de espera, con apoyo de un hermano suyo, logró regresar a su natal Xcabil.

El viernes pasado, el mentor volvió a timar al padre de Jacinto, exponiéndole que le devolvería los 5 mil pesos, e incluso pasaría por él en un auto para ir en busca del recurso, situación que no ocurrió y lo peor, es que la gente de la comunidad lo observó ingiriendo bebidas embriagantes por la noche.

A todo esto, el humilde campesino exige que le devuelva el recurso el profesor Raúl Báez y salga de la deuda que lo ahoga de preocupaciones, dado que su familia, incluido Jacinto Noh Tun, han pagado las consecuencias al no contar con los alimentos del hogar por falta de dinero y notificaciones de la financiera por urgencia de pagos.

Compartir