POR JOANA MALDONADO
CHETUMAL

De acuerdo con el director de la Policía Municipal Preventiva en Othón P. Blanco, Gumersindo Jiménez Cuervo, cerca del 50 por ciento de las llamadas de emergencia que atendieron durante los festejos de fin de año fueron por violencia intrafamiliar.

Tanto en las festividades navideñas como de Año nuevo, las familias, indicó, bebieron en exceso lo que a partir de las dos de la madrugada generó el mayor número de movilizaciones de los cuerpos policíacos al presentarse violencia en el seno del hogar, ya sea en contra de las esposas o parejas, viceversa o entre los mismos hermanos o parientes que se lían a golpes al calor de las copas.

Esto según el jefe policíaco, ha sido una constante en los festejos que en lugar de unir familias terminan por generar violencia doméstica. En tal sentido, uno de los casos que más ha llamado la atención, es precisamente el pasado lunes por la madrugada durante los festejos de Año nuevo, en donde los padres de un menor de nueve años en total estado de ebriedad, denunciaron el presunto abuso sexual en contra del niño por parte de uno de sus tíos presentes.

Compartir