Por Antonio Ortiz

Cancún, Q. Roo.-La iniciativa de reforma de Ley de parte de los diputados del PAN y PRD para ciudadanizar la presidencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Quintana Roo está llena de candados y requisitos que le impedirán a los que forman parte de asociaciones civiles contender el próximo año, ahora que en marzo próximo deje su cargo Harley Sosa Guillén.

Por lo que se le solicitará al jefe del Poder Ejecutivo, Carlos Joaquín González, ser retirados esos candados y así darle una verdadera oportunidad a miembros de la sociedad de dirigir al organismo y evitar más burócratas o figuras oficialistas que se la pasarán sentados, dijo Raúl Fernández León, delegado de la Comisión Nacional e Internacional de Organizaciones y Confederaciones de Derechos Humanos en la entidad.

Sobre la iniciativa de reforma de Ley de parte de los panistas y perredistas, consideró que se trata de una falacia a lo que ellos consideran ciudadanizar la Comisión; pues si bien dijo que es cierto que se requiere de personas preparadas para ocupar el cargo, no lo están en materia de Derechos Humanos pues al ocupar el cargo, como ha pasado desde años atrás en Quintana Roo, se convierten en burócratas.

De acuerdo a su opinión, aseguró que para ocupar el cargo de ombudsman se debería exigir antes que nada ser una persona honorable, con valores y ética; por lo que insistió que los requisitos que se marcan en la iniciativa de reforma propuesto por los diputados son candados, ya que se pedirá al próximo titular de la CEDHQROO cédula profesional y con mínimo cinco años de titulación, tener entre 30 a 35 años de edad y aceptar una entrevista con los diputados en caso de buscar el cargo.

Con base en los recientes resultados que se han tenido en el país, y que se multiplican los casos de denuncias por corrupción y violaciones a los derechos humanos en contra de servidores públicos y representantes populares, como podría ser el caso de Javier Duarte y Roberto Borge, sostuvo que de nada sirven los títulos académicos de doctores y licenciados si al final pierden la visión de cuál es su trabajo y misión.

Debido a eso, aseguró que esos requisitos lo único que buscan es dejar afuera a las asociaciones civiles y verdaderos defensores de derechos humanos que trabajan entre las personas afectadas por las mismas autoridades, y no detrás de un escritorio; por lo que consideró que la iniciativa de reforma no es más que más de lo mismo, ya que ellos decidirán al final quién quedará al frente de la Comisión.

Aseguró que son las mismas prácticas empleadas por el ex gobernador Roberto Borge Angulo, a través de la XIV Legislatura, al montar un show para imponer en el cargo a Harley Sosa Guillén, bajo el argumento o mentira que lo apoyaron diferentes organizaciones civiles para ocupar el cargo.

Aún así, Raúl Fernández aseguró que la Comisión Nacional e Internacional de Organizaciones y Confederaciones de Derechos Humanos en Quintana Roo, que preside, contenderá por el cargo el próximo año, al tener personal que cumple con todos los candados que pretenden legalizar los diputados del Congreso de Quintana Roo, entre ellos el director Jurídico, a quien lo postularán para ser el próximo ombudsman, para garantizarle a la ciudadanía que serán defendidos sus derechos humanos.

Compartir