Porb Edmundo Hernández.
Mérida, Yucatán. 7 de Junio del 2013.

Ante la temporada de calor y lluvias, el sector Salud fortalece las medidas de prevención de enfermedades diarreicas y la estrategia de tratamiento y atención de los casos de hepatitis aguda tipo A, explicó la subdirectora de Salud Pública de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), Mirza Tec Kumul.

La funcionaria reconoció que hasta la semana epidemiológica número 21, en el estado había un total de 380 casos confirmados, cuyos brotes fueron aislados y afectaron a diversos municipios, siendo el más significativo el caso de Umán, que de enero a la fecha ha registrado 107.

Indicó que personal de la SSY realiza diversas actividades en coordinación con la Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitarios enfocadas a la prevención al reforzar la vigilancia de los niveles de cloración de agua en numerosos municipios, así como en el caleo de excretas en comunidades donde se practique el fecalismo al aire libre.

Explicó que la hepatitis-A está relacionada directamente con los hábitos de higiene, por lo que exhortó a la población a lavarse de forma constante las manos y mantener protegidos los alimentos para evitar que el aire y el viento contaminen los alimentos.
Asimismo aconsejó proteger los comestibles de los insectos, ya que estos se posan en excretas y luego en la comida.

Mencionó que el tiempo de incubación de esta enfermedad es de 45 días, lo que dificulta tener un pronto diagnóstico. En este sentido dijo que los síntomas más visibles son la piel amarillenta (ictericia) y el oscurecimiento de la orina.

Agregó que se trata de un padecimiento considerado benigno, pero amerita cuidados especiales de reposo con tratamiento paliativo durante una semana y el consumo de frutas y verduras.

Finalmente, aclaró que en el caso de Umán la SSY ya trabaja en conjunto con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), región que pertenece a ese organismo federal.

Compartir