Por Antonio Ortiz

Cancún, Q. Roo.- Javier Francisco Toledo Alvarado, coordinador de Protección contra Riesgos Sanitarios de la Cofepris en la Zona Norte de Quintana Roo, resaltó que de entre 800 a 900 spas, salas de masaje o belleza que están registrados aproximadamente en la región, sólo el diez por ciento de su personal no cuenta con certificación oficial de las técnicas que aplican por alguna institución educativa.

Si bien indicó que no es una obligación de los trabajadores de los spa certifiquen sus conocimientos escolares y técnicas que emplean, que están en su mayoría de los hoteles, una vez que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) realice una verificación serán sancionadas las empresas en caso de no estar reglamentados el tipo de masajes que ofrecen como prestadores de servicios.

Sanciones que van de los mil a dos mil unidades de medida y actualización, antes salarios mínimos, precisó.

Recordó que en el mes de septiembre, los dueños de los hoteles y de escuelas que cuentan con registro ante la SEP o con reconocimiento de validez oficial de estudios (Revoe), se acercaron con la autoridad para firmar un convenio de certificación; por lo que informó que la Cofepris les hizo algunas recomendaciones sobre las técnicas de masaje que sí se pueden certificar o lograr una validez oficial, al momento de hacer las dictaminaciones y revisar si cuentan con la documentación oficial para operar como negocio.

Dijo que hasta el momento ya registraron a 400 spa, en espera que el resto reciban la documentación. Pero recordó que gracias al convenio, recibirán un descuento del 50 por ciento en el costo del dictamen, por lo que de 600 pesos bajará a 300 pesos; pero una vez pasado el 15 de Diciembre, resaltó, el costo será normal.

En caso de que las personas tengan algún papel o documento que no les avale oficialmente sus conocimientos, les recomendó asistir a la SEP o alguna instancia educativa y tramitarlo.

Indicó que cuando se solicite una revisión sobre el funcionamiento de los spa o salas de masaje, de seguro que no habrá 800 a 900 establecimientos, sino mucho más pues se descubrirá que son clandestinos u operan de manera irregular, pues cambian de giro comercial, de nombre y lugar. De ahí que Cofepris inició ya un procedimiento para regularlos o sancionarlos y poner orden a los que prestan servicios de tratamiento.

Javier Francisco Toledo indicó que todas esas medidas responden a las denuncias de clientes que hicieron llegar a la Dirección General de la Cofepris, debido a las malas técnicas que aplican algunos masajistas que no están capacitados u ofrecer servicios de belleza, como es la aplicación de rayos láser, o depilaciones en áreas que no corresponden. Lesiones que, explicó, podrían ser temporales o que dejarán secuelas permanentes, resaltó.

Finalmente, informó que en lo que va del año la Dirección General de Cofepris ha recibido 50 denuncias contra spas.

Compartir