Por Ángel Villegas
Deportes

Ni hablar, se quedaron vestidas y alborotadas. Adiós Sudáfrica, adiós Mundial. La gloria se quedó esperándolas, aunque en breve tendrá dueña, después de que Jalisco y Baja California Norte disputen la gran Final de la XIII edición de la fase nacional de la Copa Coca Cola. Este desenlace no estaba entre los planes. Había entusiasmo, ilusión y mucha esperanza para seguir aspirando a más. Haber llegado a semifinales de la forma como lo hizo ante Nuevo León, al que le propinó un 5-3 con una soberbia actuación de su goleadora, Patricia Mora, despertó esa pequeña llama de la esperanza de poder llegar al gran juego, y no sólo eso, ganarla para hacer suyo el campamento a Sudáfrica con todos los gastos pagados, que la compañía refresquera otorgará al monarca de la competencia.
Todo marchaba sobre ruedas, hasta que el todopoderoso Jalisco se encargó de poner fin al sueño de la Selección de Quintana Roo, representada por el Colegio Valladolid.
El resultado lo dice todo (6-1), refleja el dominio que las tapatías ejercieron sobre las nuestras de principio a fin. Si bien es cierto el rival es una de las principales potencias de nuestro país en este deporte, las niñas del Valladolid se caracterizaron por su temple y buen futbol que las supo sacar adelante en la justa.

Compartir