Por Abraham Cohuo
Chetumal

Aunque el estado de salud de María Josefina Peraza Ake es grave, después de recibir 60 puñaladas por un grupo de sujetos que intentaron robar en el interior de su domicilio ubicado en la calle Carmen Ochoa de Merino, la Policía Judicial del Estado, no le ha dado la importancia debida a este caso.
Y es que para la investigación de estos hechos únicamente han sido asignados dos agentes, quienes no han podido establecer el motivo de la agresión y robo en contra de esta dama.
Pero además no cuentan con ninguna pista de los probables responsables.

Compartir