POR ROBERTO MEX CHIMAL
KANTUNILKÍN

Si las condiciones climáticas siguen como hasta ahora, en la cabecera del Municipio Lázaro Cárdenas se presume que habrá una buena cosecha de maíz igual que el obtenido el 2004, un año antes de que azotara el huracán “Wilma”.

De hecho las cosechas de elotes verdes ya han comenzado en algunas zonas de producción, en tanto otros los harán el sábado, pero siempre respetando los usos, costumbres y tradiciones con la realización de la ofrenda maya para dar gracias por las buenas cosechas.

Abel Madera, uno de los productores de este Ejido, comentó que él, realizará este sábado una ofrenda con el tradicional “Pibi Naal” (elote enterrado) porque en este año “pegó “bien la cosecha. Recordó que la inversión de un campesino es mucha, de tal manera que más que nada lo hacen para seguir una tradición, además de que en ocasión de que están sujetos a las condiciones climáticas todo el trabajo queda al azar.

De hecho las buenas cosechas se pueden observar con solo transitar sobre las carreteras de este municipio, ya que en todo lo largo hay milpas y las plantas ya se ven con las pelusas blancas, características del maíz.

La suerte ha estado del lado de los campesinos desde un inicio debido a que en este año no se registraron incendios forestales y ahora las lluvias han sido incesantes durante las últimas cuatro semanas. Se calcula que por hectárea cada campesino invierte, sino en dinero en trabajo, alrededor de dos mil 300 pesos tomando en cuenta mil 500 de la rosa y tumba, 500 de la siembra y 300 de la fumigada, sin incluir la cosecha cuyo cobro es dependiendo del número de costales.

Compartir